Cuicán, Sin.- El 17 de octubre de 2019 tuvo lugar una serie de eventos en Culiacán, Sinaloa, que llevaron al arresto y posterior liberación de Ovidio Guzmán, uno de los hijos de "El Chapo" Guzmán.

Tras ser cuestionado por distintos medios de comunicación, incluido EL UNIVERSAL, AMLO sólo respondió con serenidad que el Gabinete de Seguridad informaría sobre la situación.

La primera versión fue que los encargados de seguridad habían informado al presidente sobre el operativo y, para no poner en riesgo a la población, “para evitar una masacre”, la Secretaría de Seguridad, Sedena y Marina había dejado en libertad al detenido.

El secretario de seguridad, Alfonso Durazo, dijo que una patrulla de la Guardia Nacional había sido atacada desde el interior de una casa en Culiacán. Tras entrar a la casa, la policía militarizada habría encontrado a cuatro hombres, incluyendo a Ovidio Guzmán. Sin embargo, los elementos fueron sobrepasados por un grupo armado y se retiraron para evitar la pérdida de vidas, según la versión del gobierno.

La Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa alertó a la población sobre fuertes detonaciones de armas automáticas y grupos de personas a bordo de camionetas doble rodada con fusiles Barret calibre 50. Se reportaron al menos dos muertos y 21 heridos de acuerdo con información preliminar y se dijo que la policía había sido atacada al acercarse a los 19 bloqueos organizados por sicarios.

Al mismo tiempo, otro grupo armado se enfrentó a policías y soldados a plena luz del día, incendió vehículos y provocó caos por toda la ciudad. A la vez, un grupo de al menos 20 reos escapó de prisión mientras la ciudadanía se resguardaba, atemorizada, en centros comerciales y súpermercados.

Poco a poco surgieron contradicciones en las versiones sobre el fallido operativo para detener a Ovidio Guzmán López, quien tiene pendiente una orden de aprehensión con fines de extradición a Estados Unidos.

¿Por qué se liberó a Ovidio Guzmán?

El 18 de octubre a pregunta expresa de EL UNIVERSAL, AMLO afirmó que el Gabinete de Seguridad, con su respaldo, decidió dejar en libertad a Ovidio Guzmán.

“La decisión la tomó el gabinete de seguridad de manera conjunta, colegiada, los secretarios de Marina, de la Defensa, de Seguridad Pública. Yo respaldé esa postura porque considero que lo más importante es la protección de las personas. Lo más importante es que no haya muertos”.

Ocho meses después, en Cuernavaca, Morelos, el mandatario reveló que fue él quien decidió liberar a Ovidio Guzmán en ese jueves negro.

Falko Ernst, analista senior del International Crisis Group en México, señaló que la liberación de Ovidio Guzmán había sentado un grave precedente respecto a que el estado y el ejército podían ser chantajeados y no tenían el control del país.

culiacan2.jpg

Corrió la versión de que presuntos miembros del cartel habrían interceptado la frecuencia radial usada por las fuerzas de seguridad para advertir de posibles consecuencias en contra de soldados si no se liberaba a Guzmán.

Días después, era común escuchar a la población afirmar que el cártel había probado tener más poderío que las fuerzas de seguridad, al menos durante el tiempo que duró el caótico y brutal enfrentamiento.

¿Por qué Culiacán?

Por años, la capital de Sinaloa se ha mantenido como un punto estratégico para el cártel liderado por los Guzmán. Culiacán está ubicado entre fértiles costas y serranías donde se cultiva marihuana y amapola.

El cártel de Sinaloa ha mantenido su dominio en Culiacán por medio de la venta de droga incluso después de la extradición de “El Chapo” en 2017 y ha mantenido su dominio en el narcotráfico bajo el liderazgo de los hijos del famoso capo y sus socios.

A pesar de que Sinaloa ha vivido duras épocas de violencia, los habitantes de Culiacán nunca habían atestiguado un ataque tan abierto, violento y que generara tanto caos como el Culiacanazo.

Tras el encarcelamiento de “El Chapo”, quien fue sentenciado a cadena perpetua en Estados Unidos, se desató una ola de violencia. Un reporte publicado por el U.S. Congressional Research Service señala que su arresto y sentencia “parece haber llevado a una violenta competencia por parte del Cártel Jalisco Nueva Generación.” El CJNG se separó del de Sinaloa en 2010 y actualmente es considerado el cártel mexicano más grande y peligroso.

Según el reporte, el cártel de Sinaloa “ha peleado brutalmente por incrementar el control de las rutas hacia los estados fronterizos de Chihuahua y Baja California con el objetivo de mantenerse como el principal grupo de narcotráfico.”

El reporte también señala que Ovidio Guzmán parece tener un papel activo dentro de la estructura descentralizada del cártel de Sinaloa. Él y sus hermanos enfrentan cargos por conspiración de distribución de cocaína, metanfetamina y marihuana en los Estados Unidos.