El pago de pensiones supuso irregularidades durante 2019 por 992 millones de pesos entre pagos dobles y a personas que no acreditaron su edad.

Ciudad de México.-Pagos a personas sin comprobar edad, pagos dobles al mismo beneficiario y hasta pagos a personas fallecidas hace más de 40 años son algunas de las anomalías detectadas por la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en el programa de Pensión para Personas Adultas Mayores del gobierno de AMLO.

En el análisis de los gastos realizados para ese programa durante su primer año de operación en 2019, la ASF encontró irregularidades y falta de justificación para el ejercicio de 992 millones 680 mil 415 pesos.

De acuerdo con la Auditoría, la mayor parte de esos recursos sin justificar corresponden a casos en que los beneficiarios del programa para atender a personas adultas mayores no presentaron CURP para acreditar su edad y aun así se les erogó el apoyo, que en total sumó 983 millones de pesos.

“77,117 beneficiarios observados que conforman el importe de 983,663.6 miles de pesos, no se contienen los registros de la CURP en la base de datos proporcionada, y citó que se están ejecutando acciones para su obtención, sin proporcionar la respectiva evidencia documental”, explicó la ASF en el reporte.

Puebla y Veracruz fueron las entidades donde se registró mayormente este problema, con más de 15 y 16 mil beneficiarios pendientes de aclarar respectivamente por montos de 204 millones de pesos cada uno.

A mediados de 2019, Puebla tuvo elección extraordinaria para elegir gubernatura luego del fallecimiento de la mandataria Martha Érika Alonso tras un accidente aéreo en diciembre de 2018.

Otra de las anomalías registradas durante 2019 en el pago de pensiones a personas adultas mayores en ese periodo fue por el pago doble o hasta triple a un mismo beneficiario del programa, lo que supuso erogaciones por 1.8 millones de pesos a 511 personas.

En tanto que se erogaron 6.3 millones de pesos por concepto de “pago de marcha” por 1,275 pesos a 4,948 beneficiarios que perdieron la vida durante ese año, sin que se comprobara efectivamente la defunción correspondiente.

Aunado a ello se encontraron pagos a 234 personas cuyas CURP, al ser contrastadas con el Registro Nacional de Población, habían fallecido entre 2003 y 2018, con un caso particular en Veracruz de una persona cuya defunción se registró en 1977, y a la cual se le pagaron 15 mil 300 pesos.

Los mayores montos erogados por este concepto corresponden a Michoacán con 272 mil pesos por 86 beneficiarios fallecidos en 2018, mientras que Chiapas y Yucatán registraron 37 y 39 casos respectivamente en la misma situación, con pagos por 109 mil pesos en cada entidad.