En la reunión del G20, el Presidente expresó la posición del gobierno mexicano frente a la crisis económica y la pandemia de coronavirus

Ciudad de México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador reafirmó el compromiso de su gobierno para apoyar a la población durante las crisis, sanitaria y económica, causadas por la pandemia de coronavirus. Por ello, pidió a los líderes mundiales evitar medidas restrictivas, como el toque de queda, y privilegiar el rescate económico a los más necesitados.

A través de su participación en la cumbre del G20, el mandatario recordó que la salud es un derecho fundamental que el Estado debe garantizar, haciendo a un lado el afán de lucro. Por ello, sostuvo que su administración busca la repartición de medicinas y vacunas gratuitas.

López Obrador señaló que la pandemia ha dejado grandes enseñanzas al mundo, entre ellas que “es mejor prevenir que curar, de ahí la importancia de promover una alimentación saludable”. Pidió a los jefes de Estado tener en cuenta que los más afectados por el covid-19 son las personas con enfermedades crónicas, originadas por una mala nutrición.

El Presidente también propuso considerar a la familia como la principal institución de seguridad social, e hizo un llamado a evitar su desintegración y no abandonar a los adultos mayores. Asimismo, solicitó una mayor confianza en la responsabilidad de los ciudadanos.

“Garantizar, ante toda circunstancia, la libertad y abandonar la tentación de imponer medidas sanitarias como el confinamiento excesivo o el toque de queda, nada por la fuerza, todo por el convencimiento y la razón”, declaró.

El mandatario finalizó su primera participación en esta reunión con una última consideración, en la que destacó que el rescate económico deberá hacerse “de abajo hacia arriba”.

“Primero ayudar a los pobres y no centrar acciones sólo a destinar apoyo a empresas en quiebra. No convertir las deudas privadas en deuda públicas y evitar el endeudamiento, menos si es en beneficio de pocos y sufrimiento de muchos”, dijo.