Los créditos para construcción de vivienda, créditos individuales con garantía hipotecaria, revolventes y no revolventes tendrán diferimiento parcial o total de pagos de capital o intereses hasta por 4 meses

Ciudad de México.- Los bancos que operan en México se están anticipando al impacto económico que tendrá el coronavirus en sus clientes, por lo que ya notificaron a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) medidas en apoyo a los clientes que se vean imposibilitados para pagar sus créditos. La Asociación de Bancos de México (ABM) envió una notificación a la en la que anuncia medidas para diferir desde dos y hasta por cuatro meses el pago de créditos.

En un documento dirigido a Juan Pablo Graf Noriega, titular de la CNBV, el organismo que agrupa a los 51 bancos del país indicó que en referencia a los créditos para construcción de vivienda, créditos individuales con garantía hipotecaria, revolventes y no revolventes tendrán diferimiento parcial o total de pagos de capital o intereses hasta por 4 meses con posibilidad de extenderlo a 2 meses más, para que los bancos puedan optar por hasta seis meses de la manera que les sea más conveniente en cada producto o cliente.

“El impacto negativo que las medidas que se están tomando para evitar su propagación están generando en diversas actividades de la economía, como el consumo, servicios, turismo, restaurantes, disrupciones en diversas cadenas de suministros, entre otras; es inminente que se presentarán dificultades para que empresas y personas puedan cumplir puntualmente sus compromisos crediticios”.

Para créditos productivos y agropecuarios, las instituciones de crédito se adhieren en el ámbito de su competencia al "Programa Permanente de Apoyo a las Zonas Afectadas por Desastres Naturales" del FIRA, el cual contempla la utilización de prórrogas, recalendarizaciones, reestructuraciones, consolidación de adeudos y asistencia técnica hasta por seis meses en los municipios declarados zona de desastre.

Más temprano, Grupo Financiero Banorte informó que diferirá cuatro meses los pagos de tarjeta de crédito, crédito automotriz, crédito de nómina, crédito hipotecario, crédito a pequeñas y medianas empresas, y crédito personal a aquellos clientes que así lo soliciten, al haberse visto afectados directa o indirectamente por el coronavirus.