Imprimir

En 2020 las casas de empeño registraron 175,000 operaciones, arrancando con el desempeño de mercancías así como con compras de pantallas y laptops

Ciudad de México.- En el 2019, las casas de empeño realizaron 61.1 millones de operaciones que ascendieron a 63,000 millones de pesos (mdp), con un promedio diario de 125,000 operaciones, repartidas en 3,500 sucursales a lo largo del país.

Para 2020, una sucursal hizo en promedio 50 operaciones por día, de las cuales al menos la mitad, fueron empeños, lo que se traduce en 175,000 operaciones a nivel nacional, un incremento de 40% en comparación con el año pasado.

“En 2020 no registramos las temporadas estacionales que normalmente había, las tenemos muy identificadas por ejemplo el regreso de las vacaciones en semana santa, el regreso de las vacaciones de verano y muy marcado, el regreso a clases”, explicó Joel Rodríguez director general de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (Amespre).

En cuanto a los tres estados con mayor número de empeños y ventas se encuentran el Estado de México, Nuevo León y Jalisco.

Si bien las operaciones prendarias no predominaron en temporadas marcadas como en los años anteriores, el desempeño de mercancías marcó una tendencia al inicio de la pandemia de Covid-19.

“Se vio un aumento en la adquisición de mercancías, los tres artículos más vendidos fueron computadores, laptops y pantallas; el origen de todo esto sin duda fue el aumento de la cantidad de personas que estuvieron trabajando desde su casa”, agregó el director general de la Amespre.

En cuanto a los artículos más empeñados en la pandemia destacan dentro del 76%, los artículos electrónicos, como las computadoras, las tabletas, celulares, electrodomésticos, herramientas e instrumentos musicales.

“Estamos atendiendo a dos de cada tres mexicanos que sin el acceso a los préstamos prendarios no tendrían una manera de resolver su problema, porque en últimas fechas hemos comprobado que quienes tienen acceso a un instrumento bancario prefieren acudir a una casa de empeño por la inmediatez de resolver su problema”, aseguró Joel Rodríguez.

De igual forma, las casas de empeño no experimentaron una temporada significativa marcada por las graduaciones, sin embargo, el director de Amespre precisó que el principal motivo de empeño fue para comprar alimentos y medicinas.