9 de cada 10 personas mayores en la cárcel, fueron condenadas por robar en una tienda.

 

Estados Unidos.- Aunque se sabe de muchos casos en que las personas cometen toda clase de delitos menores o mayores con tal de ir a la cárcel porque no tienen en dónde vivir o dinero para sostenerse, este se ha convertido en un verdadero problema para Japón en donde el número de personas adultas mayores en las prisiones ha aumentado alarmantemente.

 

Según reportó hace algunos meses Bloomberg esta situación se ha convertido en una tendencia que ofrece una salida para los ancianos que no tienen familia o se encuentran alejados de ella, y si consideramos que actualmente Japón tiene la más alta esperanza de vida, con más de 65 mil personas que rebasan los 100 años, éste es no sólo un dato curioso sino una problemática social y económica.

 

Por eso, aunque Japón puede congratularse de brindar a sus nacionales la posibilidad de una vida longeva, esto se ha convertido en una situación insostenible pues la población de adultos mayores crece exponencialmente y éstos están yendo a parar a la cárcel luego de haber cometido un delito menor por primera vez en su vida.

 

Las personas, sobre todo las mujeres, ven una alternativa para buscar refugio y alejarse de la soledad; actualmente, las quejas y arrestos que involucran a mayores es más alto que el de cualquier otro grupo demográfico. 1 de cada 5 mujeres en las cárceles son mujeres mayores y de ellas, 9 de cada 10 fueron condenadas por robar en una tienda.

 

Además, cifras oficiales indican que la mitad de los adultos mayores atrapados robando en una tienda vivían solos y el 40% de ellos dijo que no tienen familia, o rara vez hablan con ella.