El documento encontrado por investigadores japones contiene seis promesas hechas por el firmante, miembro del clan

 

Japón.- Un grupo de investigadores japoneses descubrió recientemente un antiguo juramento ninja.

 

El documento califráfico contiene seis promesas solemnes firmadas aproximadamente hace 300 años por tal Inosuke Kizu.

 

El guerrero promete no compartir las técnicas de espionaje y sabotaje con nadie, ni si quiera sus familiares, así como no usar sus capacidades para robar a menos que se lo ordenen.

 

“Los ladrones y los ninjas hacían lo mismo —penetraban en las casas ajenas— pero los ninjas valoraban la moralidad. En términos modernos los ninjas eran “agentes estatales” que proporcionaban servicios de seguridad y recogían información”, explica Yoshiki Takao, profesor de la Universidad de Mie. 

 

Si faltaba a su promesa, el ninja y sus descendientes serían castigados por "dioses grandes y pequeños en más de 60 provincias de Japón" durante generaciones, asegura el documento.

 

El texto también incluye la promesa de avisar a sus jefes de cualquier nueva capacidad o arma que adquiera y que no esté incluida en el 'Bansenshukai', un texto secreto del siglo XVII considerado como la enciclopedia de los ninjas.