La masa del sistema binario que causó este fenómeno denominado GW190425 es 3.4 veces mayor que la del Sol, una cantidad superior a la esperada

EU.- Los observatorios LIGO (Estados Unidos) y Virgo (Italia) registraron una onda gravitacional procedentes muy posiblemente de la fusión de dos estrellas de neutrones que, según científicos, es uno de los fenómenos más violentos del Universo.

El pasado 25 de abril de 2019, la red de detectores de ondas gravitacionales formada por los observatorios LIGO (Livingston, Louisiana) y Virgo (Cascina), registraron una señal al que llamaron GW190425.

Esta es la segunda observación de una onda gravitacional que se ajusta a la fusión de un sistema binario formado por dos estrellas de neutrones (BNS, por sus siglas en inglés) tras la histórica señal GW170817 de 2017.

El nuevo descubrimiento fue anunciado el lunes 6 de enero por las colaboraciones LIGO-Virgo durante el congreso de la Sociedad Astronómica Americana (AAS) que se celebra en estos días en Honolulu (Hawái).

Debido a su menor sensibilidad en comparación con LIGO y, en particular, porque la fuente de GW190425 probablemente estaba en una región del cielo menos visible para Virgo, la señal solo estaba por encima del umbral de detección en LIGO-Livingston.

"Sin embargo, los datos de Virgo fueron útiles para ayudarnos a comprender los parámetros de la fuente GW190425. Encontramos que la masa total de este binario es entre 3.3 y 3.7 veces la masa del Sol", dijeron científicos.

"Dado este rango de masa, la explicación más plausible es que dos estrellas de neutrones colisionaron aproximadamente a 520 millones de años luz de distancia. La masa es significativamente mayor que cualquier otro sistema binario conocido de estrellas de neutrones", explicaron.

Es la mayor que hemos observado hasta ahora, explicó Alicia Sintes, investigadora principal del grupo de LIGO en la Universitat de les Illes Balears.

"La naturaleza no deja de sorprendernos y los observatorios LIGO-Virgo trabajan conjuntamente para desvelarnos los misterios del universo", aseguró la científica.

"En este Día de Reyes (lunes 6 de enero) tenemos la grata nueva de anunciar una nueva detección y marcar así el principio de un nuevo año muy especial para nosotros", dijo Sintes.