Mucho se dice sobre el hecho de que las mujeres tienen desventajas en la alta dirección, pero, en México hay una organización que ayuda a lidiar con los retos a la hora de ascender.

 

“Muchas veces experimentamos un enorme sentimiento de soledad en la toma de decisiones estratégicas de nuestras empresas”, señala Valeria Rodríguez Codina, representante en México del grupo WPO (Women Presidents’ Organization).

 

WPO es una organización que busca  apoyar a aquellas empresarias directoras generales  a seguir escalando sus negocios tanto en el mercado local como en el internacional.

 

Esto se logra a través de sesiones mensuales en formato de mesa redonda, asimismo, una vez al año se lleva a cabo el Congreso anual internacional, con la presencia de más de 1000 empresarias consolidadas del mundo. WPO funciona en más de 130 capítulos en el mundo y cuenta con más de 1,900 empresarias miembro.

 

La organización en México está cumpliendo su segundo aniversario con total de 25 empresarias.

 

“Es un invaluable espacio de colaboración, conexiones y confidencialidad a nivel mundial”, explica la empresaria en entrevista con Forbes México.

 

El principal tabú a vencer, dice, es la idea de que el valor de una mujer debe forzosamente competir con el de los hombres.

 

“Todavía debemos abrirnos camino, perder el miedo y ganar seguridad en nuestras acciones, demostrando que somos capaces de traer a la mesa mucho valor y que ese valor no compite con los hombres. Creo fervientemente en la complementariedad y corresponsabilidad entre hombres y mujeres y no en la competencia o lucha de poder”.

 

En opinión de Valeria Rodríguez, la idea de competencia entre género no lleva a ningún lado positivo sino que eventualmente puede generar resentimientos que no permiten el crecimiento de las personas, sus empresas, comunidades y países en los que trabajamos.

 

“Debemos ir de la mano -hombres y mujeres- para crear valor y generar los mejores resultados tanto en el espacio público como en el privado”, añade.