El basquetbolista siempre insistió que tenía un problema de competitividad

EU.- El episodio 6 de The Last Dance hace hincapié en el problema que tenía Michael Jordan con las apuestas, y es que el protagonista de la serie realmente era adicto a los juegos con dinero de por medio, las cantidades que llegó a apostar son realmente de escándalo.

Y es que, cuando Jordan se afianza en la NBA como una de las máximas estrellas, lo que menos necesitaba o le faltaba era dinero, por lo que el apostar pasaba plenamente por un pasatiempo en sus horas libres.

Will Perdue, pivote de los Chicago Bulls en la era de Jordan, detalló en ese episodio como era Michael a la hora de apostar con sus compañeros de equipo. Había dos tipos de apuestas en el Blackjack; los de la parte trasera del avión quienes apostaban miles de dólares y en la parte de frente donde las cantidades eran mínimas, el único fin era distraerse. Evidentemente el ’23’ de los Bulls era de los que apostaba fuerte.

A pesar de eso, Perdue platica como un día Jordan se les acercó para querer jugar con ellos a pesar de que la cantidad que apostaban en esa mesa era mínima. “Quiero decir que tengo su dinero en mi bolsillo”, fue la frase que Michael usó para jugar en la mesa donde la mano se jugaba por un dólar. Si bien en las cartas era donde Jordan apostaba más frecuentemente, sin duda en el campo de golf fue donde más dinero perdió el nacido en Brooklyn.

En febrero de 1993, Slim Bouler fue sentenciado a casi 10 años de prisión por lavado de dinero, la sorpresa fue cuando el entonces jugador de los Bulls fue llamado para testificar.

Y es que Bouler recibió un cheque de Michael por la cantidad de 57 mil dólares, a lo que de primera instancia Jordan comentó que se trataba de un préstamo, testimonio que en la corte cambio y confesó la verdad, se trató de una deuda que saldó luego de perder una puesta con Slim en un juego de golf. Unos meses después, Jordan todavía llegó a perder una cantidad más alta en un campo de golf, luego de que Richard Esquinas en un libro que escribió, lanzó la acusación hacia Michael de que le debía más de un millón de dólares, algo que la leyenda de la NBA negó rápidamente.