En cuanto a los beneficios que se encontraron y potencializaron con el método de germinación utilizado, fue una alta actividad antioxidante, contenido de compuestos fenólicos totales

Culiacán, Sin.- Investigadores de la Facultad de Ciencias Químico Biológicas (FCQB) de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS) obtienen patente de la “Composición que incluye harinas de amaranto y frijol tépari germinados optimizados para preparar bebidas funcionales”, título que llevó su proyecto de investigación.

Lo anterior se refiere a una harina compuesta por una mezcla de 70 por ciento de harina de amaranto germinado optimizado más 30 por ciento de harina de frijol tépari germinado optimizado, con utilidad para preparar bebidas funcionales, bebidas refrescantes o como aditivo para productos alimenticios.

“Las características principales de ellos, además de ser muy ricos nutricionalmente y de contener muchos de estos compuestos de los que estamos hablando, algunos de ellos en la cascarilla por eso la propuesta de consumirlos de forma integral, es que, además, soportan altas temperaturas por ejemplo o puede crecer en condiciones de estrés salino y con condiciones adversas”, expuso el especialista en el desarrollo de alimentos, Roberto Gutiérrez Dorado.

Este universitario junto a un equipo de investigadores conformado por los doctores Jorge Milán Carrillo, Cuauhtémoc Reyes Moreno, Fernando Salas López, y a un grupo de estudiantes de la Maestría en Ciencia y Tecnología en Alimentos que ahí se oferta, se interesaron por la transformación de dichas semillas en un alimento de consumo humano para que pudieran ser aprovechados sus beneficios, encontrando así el método con el que obtuvieron la patente.

“La patente tiene que ver con el desarrollo de una bebida funcional elaborada a partir de estas harinas, pero solamente como una propuesta, porque estas harinas pueden ser utilizadas para enriquecer tortillas, galletas, pan, y en todo lo que se nos pueda ocurrir lo podemos incorporar de una manera tal que el alimento no sacrifique sus características sensoriales necesarias para el consumo de los mismos”, dijo.

En cuanto a los beneficios que se encontraron y potencializaron con el método de germinación utilizado, fue una alta actividad antioxidante, contenido de compuestos fenólicos totales, contenido de flavonoide totales para la semilla de amaranto, y actividad antioxidante, contenido de compuestos fenólicos totales y proteína para el frijol tépari.

“Hasta ahorita los desarrollos que hemos hecho con algunos de estos alimentos fue dárselo a ratitas hipertensas, que ya vamos en la etapa in vivo con animales de laboratorio, y hemos visto que todos los germinados tienen una actividad muy importante contra la presión arterial […]; entonces si le damos una cantidad de esta harina que son aproximadamente 500 miligramos por kilogramo de peso corporal de la rata tiene el mismo efecto que darle captopril, medicamento utilizado para el control de la presión arterial en personas”, explicó

Con lo anterior, Gutiérrez Dorado aseguró que los beneficios contenidos en la harina compuesta por el equipo en el Laboratorio de Bioprocesos, contribuirían a mediano plazo a prevenir enfermedades crónico-degenerativas y algunos tipos de cáncer.

“Nosotros por información de la literatura sabemos que los compuestos que ahí están lo han demostrado, pero vamos a ver si el alimento puede propiciar un beneficio a la salud como, por ejemplo, prevenir cáncer, equilibrar el colesterol malo y el bueno, triglicéridos en cuerpo, etcétera; y para las personas que son diabéticas si son capaces de controlar los índices glucémicos que son derivados o si son capaces de atrapar radicales libres que tienen que ver con la oxidación derivadas de muchas enfermedades que los generan y ver si realmente tienen esa capacidad antioxidante”, argumentó.

Con esta investigación y patente probadas in vitro e in vivo se puede impactar, por consiguiente, en la salud pública del país si las personas cambiaran su estilo de vida y decidieran incluir esta composición en sus alimentos.

“Actualmente está un tema de moda que es, por ejemplo, darle estos alimentos y ver si hay un cambio en el microbiota intestinal porque ya sabemos que los metabolitos que se desarrollan de esta microflora tienen que ver con beneficios a la salud y esto es un tema de moda que tenemos ahorita acerca de los efectos que tienen y vamos entonces sobre esos estudios de ciencia básica una vez desarrollados estos alimentos”, señaló.

En cuanto a la utilidad de esta composición de harinas, comentó finalmente que a la Universidad Autónoma de Sinaloa le viene bien la comercialización de la patente recién obtenida en el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) ya que puede ofrecerla a empresarios para su transformación y venta.