“La eliminación por la OMS del trastorno de identidad de género de su manual de diagnóstico tendrá un efecto liberador en las personas transgénero de todo el mundo”, señalaron

La organización Mundial de la Salud aprobó una nueva legislación a través de la cual de se dejará de categorizar la identidad de género de las personas trans como una condición de salud mental. La resolución fue aprobada el pasado 25 de mayo por la Asamblea Mundial de la Salud, el órgano rector de la OMS que representa a los 194 Estados miembros.

“La eliminación por la OMS del trastorno de identidad de género de su manual de diagnóstico tendrá un efecto liberador en las personas transgénero de todo el mundo”, señaló Graeme Reid, director de derechos LGBT de Human Rights Campaign, una de las organizaciones más importantes en el mundo en materia de defensa de los derechos humanos.

También añadió: “Los gobiernos deben reformar rápidamente los sistemas médicos nacionales y las leyes que requieren este diagnóstico ahora obsoleto oficialmente”.

Human Rights Csmpaign detalló que los gobiernos de todo el mundo utilizan  la clasificación anterior de la OMS como base para poner en marcha políticas discriminatorias dirigidas a las personas trans, las cuales requieren de un diagnóstico e incluso de otros procedimientos médicos (como la esterilización) para que la identidad de género de las personas trans sea reconocida ante la ley.

Generalmente, las leyes que permiten el cambio de identidad de género en los documentos oficiales requieren como condición que la persona interesada sea diagnosticada con un “trastorno de género”.

Los defensores de los derechos humanos argumentan que este diagnóstico pone en peligro los derechos básicos de las personas trans como el trabajo y la educación, pues el estigma construido en torno a las identidades trans como patológicas representa un importante obstáculo en el ejercicio de una vida plena.

“Las personas transgénero están luchando contra el estigma y la discriminación que se pueden rastrear en parte a los sistemas médicos que históricamente han diagnosticado expresiones de no conformidad de género como una patología mental”, explicó Reid.

“Pero es el estigma, la discriminación y el acoso escolar, y no nada inherente a la no conformidad de género, lo que puede causar problemas de salud mental en las personas transgénero”, puntualizó.