Las redes sociales son una herramienta estratégica para visibilizar a la población lesbiana, gay, bisexual y transgénero (LGBT) durante este tiempo de confinamiento social mundial por la pandemia de COVID-19, afirmó la especialista Patricia Mireles Sosa, en la Universidad Autónoma del Estado de México.

Al dictar la conferencia “Retos de las poblaciones LGBTTTIHQ+ en tiempo de la COVID-19”, como parte de las actividades en línea que organiza la Coordinación Institucional de Equidad de Género (CIEG) de la UAEM, la también activista y luchadora social indicó que la defensa por los derechos de la población LGBT ha sido histórica, confrontando una discriminación estructural, por lo que la visibilización y necesidades de este sector deben mantenerse aún con el confinamiento mundial que se vive.

Detalló que las redes sociales son un foro en el que se pueden visibilizar como un acto político a través de talleres, otorgando información, conferencias o el simple hecho de darle los colores del arcoíris a la imagen de los perfiles en las redes, como una muestra de apoyo y aceptación a este grupo.

Estas actividades, refirió Mireles Sosa, deben ser tratadas desde la perspectiva de acto político porque la población LGBT sigue siendo criminalizada, patologizada sistemáticamente y, sobre todo, discriminada.

La también defensora y promotora de los derechos humanos, sexuales y reproductivos dijo que es necesario mirar las necesidades de los integrantes de esta población, según las diferentes realidades en las que se encuentran como la entidad en las que se desarrollan, el estrato económico al que pertenecen, color de piel y el grado académico que ostentan, ya que estas variables les permiten tener más o menores privilegios.

Invitó a quienes tienen una posición más privilegiada a utilizar sus recursos para evidenciar que durante esta pandemia por COVID-19 las personas que forman parte de la población LGBT están siendo violentadas en casa o corridas por sus familiares sin que haya opciones para ellos.

Patricia Mireles Sosa recordó que no es la primera pandemia que vive la población LGBT, que décadas atrás lidió con el VIH, con el que siempre se le ha vinculado de manera directa, siendo un factor más de discriminación.