El Gobierno de la Ciudad de México facilitará el cambio de nombre a niños y niñas cuyas identidades de género correspondan al sexo opuesto con el que nacieron, es decir, que sean transgénero.

Durante la presentación del proyecto de la Clínica Para la Atención Integral de Personas Trans y el Centro Especializado en Medicina Integrativa, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, anunció la instalación de un consejo interinstitucional para atender estos casos.

Detalló que una serie de familias, cuyos hijos trans -menores de dad- quieren cambiar de nombre, interpusieron un amparo porque en el Registro Civil se les negó la posibilidad.

“El próximo miércoles estaremos instalando un consejo del Gobierno de la Ciudad de México, en donde se va a permitir, de acuerdo a las condiciones, este cambio en el Registro Civil sin la necesidad de que continúen con sus amparos”, dijo.

De esta forma el 9 de septiembre se instalará un consejo interinstitucional, en colaboración con la Comisión de Derechos Humanos y el Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación de la CDMX, para acordar la reasignación sexo-genérica de menores de edad, particularmente para las familias con amparos.

“Esto lo hacemos así porque tenemos la convicción de que las familias son diversas. (Y) en esta diversidad de las familias, sobre todo cuando el padre y la madre están de acuerdo y tienen la convicción de que un niño, particularmente mayor de 12 años, puede cambiar de nombre, tienen el derecho a poderlo hacer y el Estado no tendría por qué impedírselos”, aseguró Sheinbaum Pardo.