Nunca niegues la depresión, pide ayuda

Es importante  reconocer las señales de depresión en nosotros mismos o en un ser querido, incluyendo un menor, y conseguir la ayuda de un médico.
 
 
La Opinión
 
 
Las estadísticas muestran que la depresión se reporta pocas veces. Las personas no están recibiendo la ayuda que necesitan, a veces porque no conocen las señales de advertencia o adónde dirigirse, o se sienten avergonzados debido al estigma que todavía hay alrededor de los problemas de salud mental.
 
Pero las cifras son demasiado altas para que se las ignore. Hasta el 26 por ciento de las mujeres en EE. UU. y hasta el 12 por ciento de los hombres experimentarán un depresión mayor en algún momento de su vida. En cualquier año dado, eso equivale a 16 millones de adultos estadounidenses.
 
La historia de Bertha
Bertha Loaiza tenía solo 3 años cuando su madre saltó del puente Coronado, en San Diego,  con Bertha en sus brazos. Milagrosamente, Bertha sobrevivió a esa fatal caída. No supo del incidente hasta que cumplió 17 años y se encontró con un video que tenía un informe noticioso sobre la muerte de su madre. Rápidamente se dio cuenta de que la bebé que sobrevivió era ella. Mira su historia:
 
Bertha ese dedica ahora a ayudar a otras personas afectadas por el suicidio y para ayudar a prevenirlo, especialmente entre las nuevas mamás y la comunidad latina.  Su historia y la de otros   se pueden encontrar en  encuentraquedecir.org de Kaiser Permanente, un sitio web dedicado a ayudar a personas que pueden estar sufriendo un problema de salud mental. 
 
Niños y adolescentes
Hasta uno de cada 33 niños y uno de cada ocho adolescentes también tienen problemas con la depresión; eso equivale al 9 por ciento de los jóvenes de 12 a 17 años de edad en un año dado. Y una nueva investigación sugiere que esas cifras podrían ser incluso mayores.
 
Es importante  reconocer las señales de depresión en nosotros mismos o en un ser querido, incluyendo un menor, y conseguir la ayuda de un médico.
 
Señales de depresión
Una tristeza, ansiedad o un sentimiento de “vacío” persistente
Sentimientos de desesperanza, culpa, inutilidad e indefensión
Pérdida del interés en las aficiones y las actividades favoritas
Una falta de energía y una fatiga persistente
Dificultades para concentrarse, recordar y tomar decisiones
Dificultades para dormir, para despertarse temprano en la mañana o dormir mucho
Cambios en el apetito y/o el peso
Inquietud o irritabilidad
Síntomas físicos, incluyendo el dolor
Pensamientos de muerte o pensar en el suicidio
Actúa de inmediato  si tú o un ser querido está teniendo pensamientos suicidas o  si estás pensando en hacerte daño. 
Llama  al 911 o acude a la sala de emergencias del hospital más cercano.
Pide a un familiar o a un amigo que te ayude a hacer esas llamadas o a llevarte al hospital.
 
El estigma con respecto a la depresión existe, en parte, porque no se entiende bien. Pero  una vez las personas reciben información y orientación sobre ella (ven que es una enfermedad y no algo que los afectados provoquen ellos mismos) son más propensos a cambiar su modo de pensar y a aceptar que la depresión puede y debe tratarse.
 
Los familiares de alguien que esté pasando por una depresión deberían recibir educación sobre la enfermedad, porque ellos son una parte importante de la red de respaldo de la persona deprimida y pueden ayudar a prevenir la recurrencia.
 
 
Commentarios: 0 Hits: 144

500 caracteres restantes

Cancel or