Covid-19 y la nueva normalidad: Principios de la reapertura en el mundo

 

México iniciará pronto el proceso escalonado para reabrir la actividad económica no esencial después de la Jornada de Sana Distancia por el coronavirus, las bases para ello ya están sentadas.

 
 
Factor Capital Humano
 
 
El fenómeno de la pandemia del coronavirus en el mundo ha puesto en confinamiento a 1,300 millones de seres humanos en sus casas y ha paralizado todos los sectores productivos, por eso hoy estamos tratando de entender cómo será el proceso del regreso a la nueva normalidad, recuperar el ritmo de nuestro trabajo, que la economía vuelva a continuar. 
Lo que está claro es que iniciaremos este proceso en México pronto. La autoridad sanitaria ha afirmado que no es deseable extender por más tiempo el confinamiento total ante la emergencia sanitaria, razón por la que se publicó hace unos días el documento con los Lineamientos técnicos de seguridad sanitaria en el entorno laboral. Ya están sentadas las bases.
 
El proceso de regreso a la nueva normalidad en México se encuentra insertado en un esquema mundial. No podemos dejar de comprender y conocer cómo se está realizando en otros países y analizar cada paso que dan, pues existen múltiples vasos comunicantes en las actividades económicas que se retroalimentan. Así, por ejemplo, las decisiones de apertura en un estado de la Unión Americana pueden influir en la posibilidad de tener refacciones y pedidos en una planta en Querétaro; el cierre de fronteras de Europa y las opciones sanitarias en los vuelos serán resentidos directamente en los hoteles de Quintana Roo y Guanajuato.
 
Por esta razón, en este artículo trataremos de comprender cuáles son los grandes principios que están rigiendo la apertura en el mundo.
 
La temporalidad y las restricciones
Lo primero que vamos a observar es que no todos los países entraron al mismo tiempo en cuarentena, ni de la misma manera. En nuestro caso, México comenzó a finales del mes de marzo, mientras que en países como Italia llevan cuatro meses de encierro. 
 
Por otro lado, en nuestro país la política restrictiva se basó en la Jornada de Sana Distancia que no aplicó la fuerza pública para su cumplimiento, mientras que en países como España se consideraba una falta el salir a la calle sin una actividad de las autorizadas, llevando al momento más de 2,500 personas detenidas y multadas por esta situación. 
 
De esta manera, podemos sostener que el regreso en el mundo no será coordinado en cuanto a calendarios, ni en cuanto a la forma, pues no será igual pasar de una etapa en donde no puedes poner un pie en la calle, a otra en donde te den permiso a salir por horarios como en España, a la forma en que se realizará en México.
 
Las regiones y el contagio
Una constante que vemos en las decisiones de los países es que será el número de contagios por región lo que determinará su regreso. En Estados Unidos así se está organizando, también en Italia, España, Alemania, España y China, sólo las regiones que tienen menos contagio pueden regresar, las otras no. 
 
Una cosa que debemos resaltar es que además de las decisiones de los gobiernos nacionales, se respeta la decisión de cada región, provincia o estado, y en todos lados se ha establecido que es el nivel de contagio lo que puede cambiar la condición del regreso, en el entendido que, de aumentar el contagio, puede cambiar también la condición de confinamiento. En Alemania, por ejemplo, si un municipio de 100,000 habitantes registra más de 50 infecciones nuevas una vez levantada la cuarentena, se revisa su condición y pueden regresar. 
 
Aquí en México será el semáforo de niveles de alerta y las decisiones en los tres niveles de gobierno lo que determinará y ajustará el calendario. Un primer cambio lo tuvimos en la definición de los “municipios de la esperanza”, los que regresarían a la nueva normalidad el 18 de mayo por no tener casos activos de Covid-19. Pues bien, a pesar de haber publicado la lista de municipios por parte de la Secretaría de Salud, varios gobiernos estatales y municipales tomaron la decisión de no hacerlo. Otro caso lo tenemos en Puebla, en donde el gobierno estatal decidió que las empresas que fabrican refacciones para la industria automotriz no regresarían a laborar, a pesar de ser una decisión publicada en el Diario Oficial de la Federación.
 
Una primera enseñanza que podemos sacar para las empresas, los trabajadores y los departamentos de Recursos Humanos, es que deben estar muy pendientes de las decisiones de los gobiernos (federal, estatal y municipal), que pueden cambiar de un día a otro, por ello es fundamental estar informados de este proceso. 
 
Sin duda, será complicado organizar la producción y el trabajo con tanta incertidumbre, pero es el momento de hacer planeación estratégica colocando todas estas variables para identificar los procesos y las condiciones que lo están determinando.
Commentarios: 0 Hits: 224

500 caracteres restantes

Cancel or