Tipos de masajes y sus aplicaciones

 

El masaje es conocido desde la antigüedad y se ha utilizado para aliviar dolencias de tipo físico, emocional y psicológico. ¿Quieres saber más al respecto?

 
 
Mejor con Salud
 
 
Los diferentes tipos masajes tienen innumerables aplicaciones que potencian nuestra salud y bienestar. Aunque pueden aplicarse con diferentes técnicas, en esta ocasión nos centraremos en el quiromasaje, es decir, aquel que se realiza con las manos sin utilizar ningún tipo de herramientas o utensilios.
 
Historia del masaje
El masaje es conocido desde la antigüedad y se ha utilizado para aliviar dolencias de tipo físico, emocional y psicológico. En general, resulta útil para mejorar el estado físico y anímico. Asimismo, se destaca, entre otras cosas, por:
 
Mejorar la calidad de vida y aportar bienestar.
Eliminar o reducir el dolor.
Contribuir a la relajación.
Disminuir el estrés.
Mejorar la calidad del sueño.
 
El masaje se ha usado desde la antiguedad, en la India 1800 – 1500 a.C. (Ayur-Veda); en China hacia el año 1000 a.C. (Houng-Ching); Egipto, Grecia, Roma y en la medicina musulmana. Existen numerosas referencias a sus aplicaciones terapéuticas de autores como Heródico (500 a.C.), Hipócrates (450 a.C.), Claudio Galeno (130 a.C.) y Avicena (Abú Ali Al-hussayn Iber Sina), (930-1037d.C.) entre otros.
 
En épocas más recientes hay que hablar de Suecia s. XIX desde dónde se introdujeron grandes novedades, lo que se ha denominado masaje sueco, que en la actualidad es el más usado en todo el mundo. El masaje se ha seguido utilizando hasta nuestros días como arte o técnica de relajación y de recuperación de la salud y el bienestar. En la actualidad es una amplia especialidad que reconoce múltiples tipos y usos.
 
Definición de quiromasaje
La definición más aceptada de masaje es la siguiente:
 
«Conjunto de maniobras o manipulaciones organizadas y metódicas practicadas normalmente sin ayuda de instrumentos, sobre una parte o totalidad del organismo provocando en él, de forma directa o indirecta unos efectos estéticos, higiénicos, terapéuticos y preventivos».
 
Tipos de masaje
Existen muchos tipos de masajes que han ido evolucionando con el paso del tiempo. Unos se han ido enriqueciendo con nuevas aportaciones, pero conservan los rasgos distintivos del masaje original. Otros, en cambio, se destacan por la combinación de varios tipos de masajes o la incorporación de técnicas y maniobras nuevas.
 
Mujer recibiendo uno de los tipos de masajes
Las técnicas de los masajes han ido evolucionando con el paso del tiempo. Sin embargo, algunas conservan parte del método tradicional.
 
Quiromasaje
Es un tipo de masaje que utiliza solo las manos, sin apoyo de ninguna herramienta, instrumento o dispositivo. El mecanismo de acción del quiromasaje es atribuido a la respuesta fisiológica refleja de la zona tratada con aumento del flujo sanguíneo y disminución del dolor. También al resultado de la presión, que puede reducir el cansancio muscular por relajar la zona tratada.
 
A pesar de su antigüedad y difusión sus beneficios, no son siempre reconocidos por la medicina oficial, ya que las evidencias científicas sobre sus efectos son limitadas.  El quiromasaje tiene muchos beneficios, pero no podemos ignorar algunas contraindicaciones, por ejemplo en caso de enfermedades, lesiones o embarazo. 
 
Tipos de masaje y sus aplicaciones
Relajante
Es el masaje más difundido. Aunque se puede aplicar en partes específicas del cuerpo generalmente es un masaje que se aplica en todo el cuerpo. Se realiza con maniobras suaves y poco profundas que pretenden ayudar a disminuir el nerviosismo o estrés, mejorar la calidad del sueño y aliviar las tensiones emocionales. Es una de las aplicaciones más extendidas en el campo de la belleza y el cuidado personal.
 
Tonificante
Es un masaje breve de entre quince y veinte minutos, ejerciendo mayor presión para actuar en las capas musculares más profundas. Se aplica en una parte concreta del cuerpo y está indicado para las personas sedentarias, sin musculatura muy desarrollada y obesas. Tonifica, activa la musculatura, aumentar el flujo sanguíneo que arrastrará toxinas acumuladas.
 
Deportivo
Es un masaje enérgico dirigido a la elongación y relajación de las fibras musculares. Se utiliza para la recuperación tras la práctica deportiva o para la preparación previa a la misma. Comparte con los otros masajes la tonificación y aumento de la circulación, pero además está concebido para la movilización del ácido láctico que es el causante de las llamadas «agujetas».
 
Masaje deportivo, uno de los tipos de masaje
Los masajes deportivos ayudan a la recuperación tras la práctica deportiva. Son idóneos para mejorar la circulación.
Drenaje linfático
Su misión es favorecer la circulación del sistema linfático y evitar el acúmulo de líquidos, sobre todo en las extremidades inferiores. Se aplica en la totalidad del cuerpo siguiendo la dirección de la circulación de retorno al corazón. Desde las extremidades inferiores, superiores y abdomen donde se acumula más líquido produciendo aumento de volumen hacia el corazón.
 
Shiatsu
El shiatsu es un  masaje de origen japonés que se realiza presionando con los dedos Shi: dedos; Atsu: presión. Su técnica se basa en la presión de diferentes puntos del cuerpo de modo análogo a la acupuntura. Esta presión sobre las terminaciones nerviosas hace fluir y equilibra la energía vital (Chi – Qui) manteniendo y mejorando la salud, desbloqueando diferentes áreas del cuerpo y devolviendo su función a los órganos internos.
 
Masajes reflejos
Es uno de los tipos de masajes que se basan en la aplicación de presión sobre distintas zonas (pies, pabellones auriculares, puntos gatillo, boca, muñeca, etc.) que están alejados de la zona donde se localiza la dolencia. Aprovechan la comunicación nerviosa y energéticas de diferentes zonas para obtener sus efectos.
 
Los efectos terapéuticos se basan en la fisiología de los arcos reflejos en los que las fibras nerviosas recogen información de la zona afectada y emiten la orden muscular, vascular o nerviosa pertinente pudiendo influir al hacer presión sobre un punto del circuito.
 
Efectos del masaje sobre órganos y estructuras
 
Piel
Limpieza y arrastre de células de descamación (células muertas).
Limpieza y vaciado de los conductos de las glándulas sudoríparas o sebáceas.
Analgesia sensitiva. Disminuye la sensación de molestia y dolor.
Vasodilatación. Aumenta el flujo sanguíneo a la piel que se calienta y enrojece.
Mejora la absorción a través de los poros de cremas o medicamentos.
Limpia las descamaciones en el folículo piloso y estimula su bulbo.
 
Tejido adiposo
Disolución de células adiposas por la presión, aumento de temperatura y flujo sanguíneo.
Favorece la reabsorción del tejido graso y su almacenamiento como energía de reserva.
 
Músculos
Aumento de la temperatura y del catabolismo.
Favorece la contractilidad y tonicidad de la placa motora.
Alivia, retarda y disminuye la fatiga.
Favorece la circulación de retorno y descarga las masas musculares.
 
Articulaciones
Aumento de temperatura que favorece la reabsorción de edemas previniendo la formación de adherencias.
 
Circulación sanguínea
Aumento del flujo sanguíneo periférico. Los capilares transportan más sangre y a más velocidad.
Hiperemia: aumento de la cantidad de sangre que llegan a los tejidos.
Mayor oxigenación de todas las estructuras del cuerpo.
Mejora el retorno venoso y por tanto previene la formación de edemas y favorece la eliminación de productos de desecho metabólico y toxinas.
 
Aparato digestivo
Favorece los movimientos peristálticos y el funcionamiento de la digestión.
Puede prevenir o mejorar procesos de estreñimiento o diarrea.
 
Sistema nervioso
Efecto analgésico: disminuye la sensación dolorosa.
Mejora la estimulación de los nervios motores y por tanto aumenta el tono, la contractilidad y la fuerza muscular.
Se produce una mejor irrigación y por tanto nutrición de los nervios periféricos.
Relajación psíquica que contribuye a disminuir la tensión, el estrés y por tanto la sensación de molestia o dolor.
 
Efectos generales del quiromasaje
Los efectos del quiromasaje se pueden agrupar en tres grandes grupos: mecánicos, reflejos y psicológicos.
 
Efectos mecánicos
Aumento de la elasticidad de los tejidos.
Presión y estimulación de tejidos articulares (ligamentos, músculos, tendones y huesos).
Disolución de contracturas musculares.
Aumento de la circulación arterial, venosa y linfática que mejora la nutrición y la eliminación de productos de desecho, entre los que se encuentra el ácido láctico causante de las llamadas agujetas.
 
Efectos reflejos
Equilibra y tonifica el sistema nervioso autónomo.
Reduce el dolor.
 
Efectos psicológicos
Relajación emocional y psicológica.
Mejora de los ritmos de sueño y del estado emocional.
Aumenta la sensación de bienestar y favorece la ideación cerebro motora.
 
En conclusión
Los diferentes tipos de masaje tienen innumerables aplicaciones que potencian nuestra salud y estado de bienestar. Sin embargo, es importante que los aplique un profesional, ya que su mala ejecución puede ser contraproducente. 
Commentarios: 0 Hits: 103

500 caracteres restantes

Cancel or