Libérate de todo lo que frena tu orgasmo

La idea de la guía Cosmo es que después de leer este texto puedas sentirte en paz, poderosa, vibrante, llena de alegría y, sobre todo, que ames tu sexualidad.
 
 
Cosmopolitan
 
 
En los últimos años hemos escuchado a mujeres, de todas las edades, hablar sobre cuán libres e independientes son sexualmente. Este giro se lo atribuyen por lo general, a un cambio en la sociedad; sin embargo, seguimos escuchando comentarios negativos acerca de nuestros cuerpos, aseveraciones que nosotras mismas nos hacemos. La inseguridad que te provoca no conocerte y no saber qué te gusta, influye para que no goces de tus relaciones y te limites, lo que podría frustrar tu gran potencial sexual. La idea de la guía Cosmo es que después de leer este texto puedas sentirte en paz, poderosa, vibrante, llena de alegría y, sobre todo, que ames tu sexualidad.
 
 
¿Qué significa el sexo para ti?
Si lo piensas desde lo mecánico, es solo una parte del cuerpo que hace algo en otra parte del cuerpo (ajeno o propio), como un dedo acariciando el clítoris o una lengua en una vagina; en sí es solo un mecanismo físico de movimiento. Para muchas mujeres el sexo significa más que eso y está bien. El sexo puede generar conexión, poder, placer físico, una declaración de ser más que amigos… En resumen, llega a ser mil cosas diferentes dependiendo de tu cultura, país, género, edad, experiencia, etcétera. Tómate un momento para identificar qué significa el sexo para ti. Entiende el tono que marca en tus relaciones.
 
 
¡Derriba esa pared!
La relación entre cuerpo y sexualidad es un eterno ejercicio de aceptación y reconocimiento, siempre pensando en el placer. No permitas que los prejuicios te limiten. #ExpressYourself
 
 
Deja de fingirlo
Uno de los grandes errores que las mujeres seguimos cometiendo, es fingir el orgasmo. Existen diferentes razones: nunca has tenido uno, la comunicación con tu pareja no es buena como para expresarle algo que te incomoda, te sientes presionada, no estás relajada, crees que necesitas “actuar” para que tu chico termine… De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Lancashire Central, el 80% de las mujeres entrevistadas ha fingido su orgasmo. Dentro de ese porcentaje, el 65% lo hace para acelerar la eyaculación masculina, pues se sentían cansadas o incómodas, además de estar seguras de que sus parejas no las harían llegar al clímax, entonces ¿para qué prolongarlo más? Como resultado, las mujeres del estudio se sentían frustradas, pues pensaban que encontrar el placer estaba en sus manos, literalmente. La incapacidad de comunicación sexual abierta limita mucho que tu pareja se conecte contigo en ese ámbito, y quizá pienses que le haces un favor al gemir y gritar cuánto te gusta lo que está haciendo. En realidad, estás poniendo una barrera, pero no te preocupes, porque te diremos cómo derribarla para siempre.
 
 
Comunicación
Es la base de una gran vida sexual. Por diferentes razones nos preocupamos por la técnica y la estética ideal: leemos libros, revisamos páginas web y checamos pornografía. Y luego pasamos la mayor parte de nuestro tiempo en la cama agobiadas por saber si recordamos el movimiento “correcto”. En lugar de tratar de memorizar el Kamasutra, deberías preocuparte por la comunicación con tu chico. Tener un diálogo antes de la relación sexual y saber que habrá preguntas de por medio (que mejorarán el encuentro de ambos) abre grandes posibilidades a un orgasmo. Cuando estés con él o ella, pregunta: “¿Se siente bien lo que estoy haciendo?”, o utiliza frases reafirmantes –honestas–como “me gusta lo que haces”, “sigue así”. Somos seres únicos, y tú sabes qué es lo que te hace sentir bien. No es solo responsabilidad de él saber qué te agrada y si lo que hace te complace, necesita de tu ayuda y por eso es importante que lo descubras.
 
 
Mi cuerpo, mi autoestima
Este punto juega un papel importan- te en tu su sexualidad. En esencia, se sentirte amada, sí por los demás y en este caso por tu pareja, pero también- de quererte a ti misma. ¿Te despiertas cada día y al verte te encantas? Las decisiones sexuales reflexivas, auténticas y saludables dependen de la presencia de una fuerte autoestima. Entender quién eres y cómo te sientes es revelador. ¿Estás intentando sumir el abdomen mientras andas cabalgando? Concentrarte en ese detalle –que tu pareja probablemente ni está notando– que te saca de tu momento de placer y de la conexión que puedes crear con quien te acompaña. Esa voz de querer verte perfecta, impacta en tu momento de una forma negativa. ¿Qué harías en tu siguiente encuentro si tuvieras el cuerpo ideal? ¿Serías más atrevida? ¿Probarías una nueva posición sexual que no esconda tus estrías? Todas tenemos inseguridades, no obstante, tú eres quien debe decidir dejar de cargar con ellas y ser libre.
 
 
Libera tu cuerpo
Párate frente a un espejo de cuerpo completo totalmente desnuda. Realiza un escaneo corporal, abre bien los ojos a todo aquello que detestas, inclusive eso que niegas que está ahí. Piensa en lo que te gusta, lo que te hace totalmente tú. ¿Existen partes que te avergüenzan? Reflexiona por qué. ¿Cómo te hacen sentir tus genitales o tus senos? La pornografía nos ha hecho creer que no tenemos los “atributos” suficientes o que nuestras vulvas son extrañas, y no es así.
 
 
Si crees que necesitas ir a terapia, consultar a una sexóloga, sola o con tu pareja, no dudes en hacerlo. El resultado será más espectacular de lo que crees. Conócete, ámate y diviértete.
 
 
Flirt with yourself
Encuentra un espacio en el que puedas estar sola contigo misma, sin que nadie te moleste y donde te puedas desconectar, sin tener presión por el tiempo. Haz una playlist hot con música que te seduzca. Compra velas aromáticas, préndelas. Si no tienes lubricante, es momento de comprarlo, porque no sabes de lo que te estás perdiendo. En esta ocasión no vas a hacer uso de tus juguetes sexuales, ese día no están invitados. Ya que tengas un ambiente acogedor y que te haga sentir segura, encuentra una posición cómoda. Toca tus labios, tu cuello, baja por tus senos y acaricia suavemente los pezones, continua con el abdomen, siente qué pasa si tocas tus muñecas con la punta de las uñas. Respira, inhala profundamente el olor de las velas, sigue palpando tu cuerpo, las caderas, los muslos. Roza con toda tranquilidad tus pantorrillas, sube lentamente y acaricia el monte de Venus. Coloca el lubricante y haz movimientos casi tímidos por tu clítoris. Explora, siente qué tan sensible eres, recorre cada centímetro de tus genitales y déjate ir. Si consideras que es momento de cambiar de posición, hazlo. Recuerda que tienes todo el tiempo del mundo. Ten esta cita contigo misma todas las veces que necesites, empezarás a notar los cambios.
 
 
Espejito, espejito…
¿Alguna vez te has visto en un espejo mientras te masturbas? Si no lo has hecho, es tu momento, porque es una de las mejores experiencias que tendrás en tu vida. Puedes hacer toda la preparación anterior, creando un mood que te relaje, o hacerlo mientras te das una ducha y aprovechar la presión del agua. Prueba con nuevas posiciones, ahora sí agrega todos los juguetes que quieras y no dejes de conquistarte. Poco a poco te enamorarás de tu cuerpo, te sentirás más confiada, segura y sexy.
 
 
Ahora depende de ti
Estos son solamente algunos puntos clave y tips que pueden ayudarte a conseguir esa independencia sexual. Úsalos para redescubrir tu relación con tu cuerpo, entender tu diálogo interno sobre sexo y para conocer qué necesidades sexuales tienes en esta etapa. Cuanto más autoaceptación tengas sobre tu sexualidad, todo, cada estría, hoyuelos y glúteos caídos, más fácil será encontrar tu propia voz, esa voz que logrará que des el mejor grito de tu vida, puesto que será de liberación, sensualidad, poder, seguridad y satisfacción sexual.
Commentarios: 0 Hits: 242

500 caracteres restantes

Cancel or