Qué es el cáncer infantil y cuáles son sus síntomas

 
 
 
 
 
Es muy importante estar alerta a los cambios físicos de los niños para un tratamiento oportuno
 
 
 
Cultura Colectiva
 
 
Una de las principales preocupaciones de los padres es la salud de sus hijos, y mucho más cuando se habla de enfermedades como el cáncer infantil. Aunque se trata de una enfermedad poco común en los niños, existen síntomas que nos ayudarán a detectar de forma oportuna el cáncer infantil para comenzar con un tratamiento eficaz. 
 
De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer infantil se presenta entre 50 y 200 niños menores de 15 años por cada millón en el mundo. Y si bien hay diferentes tipos de cáncer, la leucemia representa la tercera parte de los casos, mientras que en el caso de el cáncer de mama, pulmón, y colon es muy raro en niños, pues sólo suelen estar presente en los adultos. 
 
El término ‘cáncer infantil’, está dado para todos aquellos casos en el que la enfermedad se presenta en niños menores de los 15 años, y éste suele atacar de forma muy distinta a cómo afecta a los adultos. Si bien hasta la fecha aún se desconoce cuál o cuáles son las causas del cáncer infantil, el pronóstico suele ser más alentador que el de un adulto, si es que logra detectarse a tiempo y brindar el correcto tratamiento, de ahí la importancia de saber reconocer los síntomas a tiempo. 
 
Entre los principales síntomas del cáncer infantil podemos encontrar: 
 
- Fiebre. En muchas ocasiones el cáncer infantil puede pasar como un simple gripe, pero el aumento en la temperatura corporal viene acompañado de la pérdida de peso, falta de apetito, así como la aparición de moretones y sangrados casi inexplicables. 
 
- Bultos. Durante el juego, es muy fácil identificar si en el cuerpo del niño comienzan a aparecer pequeños “bultos”, los cuales por lo regular se presentan en el abdomen, cuello, y extremidades. Incluso, en algunos casos estos bultos se hacen presentes en el área genital.
 
- Cambios físicos. Uno de los síntomas comunes es cuando el niño comienza con dolores de cabeza constantes, dificultades para caminar, y cambios repentinos de humor. 
 
- Dolores en los huesos, así como en articulaciones y hasta fracturas, se encuentran a la orden del día. 
 
- Vómito. El vómito se vuelve cada vez más regular, y con frecuencia por las mañanas.  
 
Una vez que hayas detectado uno o más síntomas en tu hijo, lo primero que debes hacer es consultar de inmediato a un médico pediatra, quien comenzará con los estudios necesarios para identificar las causas del problema, e iniciar con el tratamiento más adecuado dependiendo del tipo de cáncer que padezca el niño. Y recuerda, siempre debes buscar ayuda para poder superar esta etapa, pues la familia siempre será lo más importante para poder salir adelante juntos. 
Commentarios: 0 Hits: 190

500 caracteres restantes

Cancel or