¡Quiero un tatuaje! Algunas cosas que debes saber antes de hacértelo

 
 
Para deshacerte de dudas, exorcizar malos pensamientos y tener una buena idea de cómo un tatuaje podría afectar tu piel
 
 
Cosmopolitan
 
“Quiero un tatuaje en el lado de cara, tipo Mike Tyson, pero que no se vea”.
 
Si esto te hace reír, imagínate todas las cosas que debe soportar un tatuador en la vida diaria cada que entra un nuevo cliente a su tienda. Y no quieres ser ese cliente pesadilla… confía en nosotras.
 
Para deshacerte de dudas, exorcizar malos pensamientos y tener una buena idea de cómo un tatuaje podría afectar tu piel, en cualquier librería podrás encontrar el libro “Quiero un Tatuaje”. Una serie de crónicas del tattoo shop del tatuador más famoso de Italia, Paolo Fittipaldi, que reunió una mina de increíbles tips de diferentes tattoo artists para aquellos que quieren tener un poco de tinta en la piel.
Foto: Cosmopolitan Italia
 
 
“El trabajo de un tattoo artist te deja mantenerte en contacto con todo tipo de sujetos en el planeta y después de muchos años de experiencia, serás capaz de reconocerlos cuando crucen por tu puerta: los ansiosos, los sociales, los desnudistas, los que no se deciden, los expertos falsos, los locos, los amantes crónicos… existen todo tipo de categorías fascinantes. Algunos te harán sonreír, otros te harán enojar, otros te harán perder la fe en la humanidad”.
 
Tal vez te estarás preguntando a qué categoría perteneces tú… Pero tranquila, existen muchas otras.
Tipos de clientes: ¿cuál eres tú?
Quiero pero no puedo: no es el miedo el que no te permite hacerte un tatuaje, es la idea de tener algo permanente en la piel.
 
Mi mamá no quiere: una variante de la categoría superior, aunque sabemos que el problema real no es realmente tu mamá. Te da miedo.
 
FIFA League: Llegas tan decidida como Cristiano Ronaldo a meter un gol al estudio pero al ver la aguja empiezas a marearte y le preguntas al tatuado:
 
“Odio las agujas… me hacen sentir mal. ¿Pero sí me puedes tatuar si estoy desmayada verdad?”
 
TILF: Algo así como una MILF pero de tatuajes. Incluso eliges tu outfit para que se te vea este o ese tatuaje.
 
Convencida/Extrema: No te haces tatuajes, haces planes. Usas tu cuerpo como un lienzo.
 
Haz lo tuyo: El cliente ideal de cualquier tattoo artist, entras y le dices estas palabritas… cualquiera te amará.
“Tatuarte no es un juego, es un ritual que trae consigo algo místico y profundo”, advierte el escritor. Así que antes de que selles un mensaje o una imagen en tu piel que será parte de ti por mucho tiempo (idealmente por siempre) el autor te da algunos consejos.
 
1. Conoce un poco de la historia del tatuaje: para que no te arriesgues a tatuarte en chino o árabe algo que juras que dice “nada es para siempre” y en realidad dice “enjabóname el rábano”.
 
2. Aprende un poco del significado del tatuaje: nunca quieres ir por ahí con un símbolo que podría ser de alguna banda criminal.
 
3. Habla con el artista: pregúntale todo lo que se te ocurra, despeja todas tus dudas, incluso las más estúpidas. SIN PENA.
 
4. Confía en los profesionales: hay reglas básicas de salud que deben ser seguidas para no poner tu salud en riesgo. Si el estudio de tatuajes se parece a uno de los peores bares a los que has ido, corre como si no hubiera mañana. Checa que todo se vea limpio y que todo el equipo con el que se está trabajando sea estéril, esté desinfectado y que todos los materiales estén bien empaquetados, que la tinta sea nueva, así como los contenedores y las agujas. El tatuador debe usar guantes todo el tiempo.
 
5. No faltes a tus sesiones de mantenimiento: aprende todo sobre cómo cuidar tu tatuaje y su mantenimiento.
 
Las preguntas más surreales (y las que puedes evitar hacer)
 
En el libro encontrarás más de mil, pero todas tienen la misma respuesta (NO).
 
“¿Si quiero hacerme un símbolo Maori en el brazo, debo afiliarme con alguna de las tribus?”.
 
“¿Crees que las vibraciones de la música pueden arruinar mi tatuaje? Tengo que ir de antro esta noche”.
 
“Quiero tatuarme una mariposa, pero quiero que quede claro que quiero una mariposa macho no hembra”.
 
“¿Me puedes confirmar si la gente con tatuajes y piercings son más agresivas que los que no? No quiero volverme malo después de tatuarme”.
 
“Este tatuaje me encantaría hacérmelo en uno de los lados de la cabeza, ¿podrías cortarme una oreja?”.
 
“Quiero seis o siete tatuajes diferentes… ¿me puedes cobrar uno solo? Son pequeños”.
 
“Tu estudio me queda muy lejos, ¿no podemos vernos en un punto medio?”.
Commentarios: 0 Hits: 177

500 caracteres restantes

Cancel or