10 Cosas que nunca debes decirle a tu pareja durante una discusión

 
 
Entérate de estas 10 cosas que NUNCA debes decirle a tu pareja durante una pelea, porque pueden destruir tu matrimonio.
 
Familias.com
 
En el proceso de la comunicación con tu cónyuge, los desacuerdos suceden. Después sobreviene el remordimiento y el querer retroceder en el tiempo para volver a empezar. Si el humor no ayuda a evitar la discusión, las diferencias se intensifican.
 
No existe un manual sobre “cómo discutir adecuadamente”, y no hay una relación perfecta en la que nunca haya algún tipo de malentendido; lo que sí hay, son algunas cosas que no debemos decir en medio de una pelea. Te presento una lista con diez de ellas:
 
1. Quiero el divorcio
En el momento en que los dos están con la cabeza caliente, es fácil decir cosas que en realidad no tienen la intención de decir, pero pedir el divorcio es algo que, incluso después de que pidas perdón, será difícil de olvidar. Esto plantará una semilla de incertidumbre en tu pareja por mucho tiempo.
 
2. No estoy enojado
Entonces, ¿por qué tratas a tu pareja bruscamente, azotas la puerta, pones cara larga, la desprecias y haces como que no existe? Negar tus emociones no ayuda en nada. Lo mejor es tratar de controlarse y hablar de lo que te molesta.
 
3. Eres igual que tu padre/madre
. Son nulas las posibilidades de que estés diciendo eso centrándote en las cualidades del padre o la madre de tu pareja, pero con seguridad sí en los defectos; además de que no estás viendo a tu cónyuge como en realidad es. Estos reclamos le harán ponerse automáticamente a la defensiva.
 
4. Tú eres (adjetivo despectivo)
Sea lo que sea, calificar a tu pareja con algo así solo aumentan las vulnerabilidades de forma negativa, ya sea mediante la comparación con alguien más o encasillándola con un adjetivo muy bajo.
 
5. ¿Ves?, los niños están llorando
En primer lugar, NUNCA discutas delante de los niños. Y JAMÁS los utilices para obtener ventaja en una pelea.
 
6. Siempre llegas tarde, nunca haces nada bien, etcétera
Quita los adverbios SIEMPRE y NUNCA cuando tienen connotación negativa. Esto demuestra una falta total de confianza, o incluso de esperanza, de que tu cónyuge aún tenga el deseo de mejorar. No generalices.
 
7. Todo esto es culpa tuya
Muy rara vez lo que va mal en una relación será solo la falla de una persona. Asume tus responsabilidades y culpas.
 
8. Ya no me quieres
El drama ya es suficiente. No le digas a tu pareja lo que siente. Concéntrate en lo que sientes tú, y si lo amas tienes que respetar sus sentimientos. Hacerse la víctima y salirse por la tangente no resuelve nada.
 
9. ¿Por qué no te comportas como la pareja de “fulano”?
No compares a tu esposa con otra mujer que conozcan. Tú ya conocías sus fortalezas y debilidades cuando te casaste. Y todo el mundo se ve perfecto y deseable desde un ángulo externo. Las apariencias pueden engañar. Mantén el problema en casa.
 
10. Mi madre me advirtió que harías esto
Involucrar a otra persona en una discusión ya es bastante complicado, y peor si es tu madre. Si eres tan obediente a tu madre y ella te advirtió sobre tu futuro cónyuge, entonces ¿por qué te casaste? No pongas a tu pareja contra tu familia, afirmando que a ellos no les caes bien o que les parece que él sea así o asá. Si tu esposo ya tenía un mal sentimiento sobre su suegra, por ejemplo, esto solo contribuirá a empeorar la situación.
 
Ahora bien, si ya dijiste alguna de estas cosas y no sabes qué hacer, detente ahora mismo. Pide perdón y ponte metas de que no repetirás ninguna de estas cosas, ya sea en una pelea, o en cualquier otra situación, porque nada de esto te ayudará a salvar tu matrimonio o a fortalecer a tu familia, sino todo lo contrario. Practica buenas técnicas de comunicación. La relación con tu pareja es la más importante para mantener la unidad familiar.
 
 
Commentarios: 0 Hits: 176

500 caracteres restantes

Cancel or