10 cosas a las que NO debes renunciar en una relación

 
 
El amor verdadero otorga libertad y confianza a plenitud…
 
De10
 
Cuando comienzas una nueva relación sabes que algunos aspectos de tu vida cambiarán por el tiempo que dedicarás y las cosas que ahora tendrás en común con tu pareja en turno, sin embargo, debes ser cuidadoso para no caer en vicios que puedan arruinar tu vida personal.
 
 
Es necesario hacerle saber a tu pareja cuál es y cómo quieres seguir llevando tu estilo de vida, si no aclaras estos puntos cuando estás por iniciar una relación, tu noviazgo podrá sufrir severos daños que después lamentarás irremediablemente.
 
 
Los riesgos que puedes correr es que tu relación terminé de forma prematura por falta de entendimiento o que se vuelva controladora u obsesiva por parte tuya o de tu pareja.
 
 
Aunque estés unido a alguien, recuerda que el amor es sinónimo de libertad y confianza a plenitud, por ello te damos 10 puntos de acuerdo con In perfectas, El arte de sobrevivir y Seis Grados para que tu relación sea armoniosa, exitosa y duradera.
 
 
1. Tu autoestima/confianza en ti mismo
Algunas relaciones sacan a relucir lo mejor de nosotros, otras nos dejan sintiéndonos que no valemos la pena e inseguros de nosotros mismos. Si te das cuenta de que estás lleno de dudas y que eres menos confiado de lo que solías ser al principio de la relación, entonces podría ser el momento de analizar de dónde viene esta disminución en tu auto-confianza.
 
2. Tu independencia – personal y financiera.
Estar en una relación puede ser una experiencia amorosa maravillosa. Siempre es importante mantener tu independencia y resistir el impulso de transformase en una entidad muta. Júntate con tus amigos; disfruta de intereses que no incluyan a tu pareja y mantén una cuenta corriente en el banco separada para ti.
 
3. Tienes derecho a decidir por ti mismo – libertad de elección.
Nunca renuncies a tus opiniones y tu libertad de elección para mantener a otra persona feliz. Ceder es importante y una situación en la que todos ganen es el resultado ideal, pero ten cuidado con las parejas que intentan controlarte.
 
4. Tu derecho a ser tú mismo.
Protege tus características fundamentales y los rasgos de tu personalidad, y nunca renuncies a tu “yo esencial.” Todos cambiamos un poco cuando estamos en una relación, pero ten cuidado de hacerlo demasiado, ya que puedes terminar perdiéndote a ti mismo en el proceso. Aquellos que te aman van a adorar la persona que eres realmente y todas tus imperfecciones.
 
5. Tu felicidad
Hay momentos en los que el miedo a estar solos es mayor que nuestro deseo de felicidad verdadera. Como consecuencia, nos quedamos en una relación que no saca a relucir lo mejor de nosotros. Permanecemos en relaciones sin brillo, porque tememos a lo desconocido y al final nos hacemos un gran daño. Sólo tenemos una vida –intenta no malgastarla en una relación que te haga sentir miserable.
 
6. Tus sueños y metas.
Nunca renuncies a tus sueños por el bienestar de una relación. Una relación debería ser un trampolín desde el cual puedas perseguir tus sueños, en vez de un lugar en el cual estés atado y desilusionado. Las parejas celosas y/o inseguras tratan de reprimir a una mente creativa y apasionada, e intentan mantener a su talentosa pareja en el lugar donde ellos sienten que lo tienen bajo control.
 
7. Relaciones existentes que son importantes para ti.
Los buenos amigos son difíciles de encontrar y si tienes un grupo de amigos maravillosos y leales, nunca los dejes por una relación. Cualquier pareja que espera que renuncies a tus amistades por él o por ella, es egoísta y probablemente controladora.
 
8. Tu amor propio.
En nuestra búsqueda por el amor, algunas veces cruzamos ciertos límites del auto-respeto que normalmente no consideraríamos cruzar. Si es que nos comportamos de formas que sentimos son degradantes o permitimos que nos traten de una forma irrespetuosa, esta es otra señal de que la relación no es buena para ti.
 
9. Tu identidad 
Cuando nos sumergimos en una relación, tendemos a seguir los intereses y hábitos de nuestras parejas. No hay nada de malo con este proceso, ya que “reflejar” nos ayuda a crear lazos y a estar en sintonía. El problema ocurre cuando, desde el principio, no tenemos un fuerte sentido de uno mismo y adoptamos demasiadas características de nuestra pareja, en vez de desarrollar nuestra propia identidad.
 
10. Tu poder de tomar decisiones.
Mientras menos cedamos la toma de decisiones a nuestras parejas, más probable será que tomemos decisiones a futuro y pensemos por nosotros mismos. Esto no significa que cada decisión se tome solo, pero ten cuidado de caer en el hábito de siempre consultar con tu pareja antes de tomar una decisión.
 
Commentarios: 0 Hits: 211

500 caracteres restantes

Cancel or