Siete cosas que usas casi a diario y pueden provocarte una infección

 

 

La cantidad de bacterias en las cosas de uso común pueden provocar desde acné hasta fuertes infecciones intestinales, tu toalla de baño, cepillo y celular son algunos de los focos más peligrosos.

 

Cultura Colectiva

 

Las bacterias son algo contra lo que no podemos dejar de convivir, es inevitable no tener contacto con ellas, pero es posible mejorar algunos hábitos para deshacernos de éstas. Pese a que no podemos ir por la vida desinfectando artículos todo el tiempo, sí es posible poner en práctica aquellas actividades que mejorarán la calidad de nuestra salud, también evitaremos el contagio de ciertas enfermedades.

 

No sólo al entrar a un baño público nos enfrentamos con el miedo de contraer alguna infección, también cuando hacemos uso del transporte público en la hora pico, pues estos son los lugares que creemos nos contraponen ante un mayor contacto con las bacterias. Aunque no es una idea errada, además existen otros lugares y objetos que son portadores de microorganismos que pueden estar afectando nuestro sistema inmunológico. A continuación podrás conocer cuáles son aquellos que usas comúnmente y representan un foco de bacterias.

 

Compartir audífonos

Todos los hemos compartido; sin embargo, no consideramos que al hacerlo de manera constante podría provocarnos alguna infección. Los canales auditivos segregan cerumen de forma natural para protegernos de múltiples infecciones, esta sustancia funciona como una barrera entre las bacterias que existen en el exterior y nuestro oído. De acuerdo con la otorrinonaringóloga Linda Dahl, los auriculares guardan cierta cantidad de cera y es muy probable que esta se combine con la de alguien más si no limpiamos adecuadamente los audífonos, por ello podríamos adquirir alguna infección por hongos. Lo ideal es desinfectarlos con un poco de alcohol al menos una vez a la semana.

 

El celular

Al ser un objeto que transportamos a todos lados y utilizamos bajo distintas situaciones, lo vuelve un foco de bacterias. Un estudio realizado por la Universidad de Barcelona informó que las pantallas de los dispositivos móviles concentran alrededor de 600 gérmenes, incluso más de los que se pueden hallar de en la tapa de un inodoro. Maite Muniesa, representante del Departamento de Microbiología de la misma institución, explicó que el contagio sucede por la manipulación simultánea de distintos objetos, además de no considerar oportuno desinfectarlos periódicamente.

 

Utilizar la misma barra de jabón de baño con alguien más

La principal razón para no compartir este producto, es porque hablamos de un artículo de higiene personal y por ello no puede utilizarse de forma constante por dos personas. Por otra parte, aunque sirva para la limpieza no elimina bacterias ni gérmenes, sólo los desplaza, cuando la piel mantiene contacto con la barra deja en ella aceites corporales y residuos de piel muerta. La mejor opción para economizar es comprar jabón líquido para que de esta manera se pueda usar por más de una persona.

 

Guardar el cepillo de dientes en el baño

La boca es uno de las zonas del cuerpo que alberga muchos microorganismos, mismos que pueden viajar a través del cepillo gracias al uso que se le otorga. La profesora y doctora de la Escuela de Odontología de la Universidad de Alabama, Maria Geisinger, expuso que si guardamos los cepillos en el baño quedan expuestos a microbios intestinales no sólo por su proximidad con el inodoro, sino también por no lavamos de manera adecuada la manos antes de realizar la higiene bucal. Lo más recomendable es esperar hasta que las cerdas se sequen para mantenerlo en un lugar fresco, pues la humedad del baño también propicia la aparición de bacterias.

 

El teclado de la computadora

De acuerdo con el microbiólogo Peter Wilson, si dos personas utilizan el mismo teclado pueden estar expuestas al contagio de algunas enfermedades, estos sirven como una reserva para los gérmenes que provocan problemas respiratorios o intestinales. Una de las razones por las cuales dichos artefactos contribuyen a la propagación de virus es porque la gente suele comer en su escritorio y los residuos de los alimentos se alojan entre las teclas favoreciendo el desarrollo de los microorganismos. Para evitarlo, se debe sacudir el teclado de manera constante y se puede limpiar superficialmente con un paño húmedo con alcohol.

 

Guardar el dinero en cualquier parte

La inseguridad nos ha orillado a recurrir a técnicas poco comunes para evitar que podamos ser víctima de la misma. Sin embargo, debemos conocer que el guardar dinero fuera de los bolsillos, la cartera o la bolsa puede generar distintas enfermedades. La Universidad de Nueva York a través del proyecto “Dinero Sucio” se dio a la tarea de investigar cuál es la cantidad de bacterias que se pueden alojar en un billete, el resultado fue alrededor de 3 mil, porque pasan por muchas manos. Los de menor denominación son los que presentan un mayor número de organismos pluricelulares. En este sentido, las especies más frecuentes son las que provocan el acné, seguidas de las responsables de las úlceras gástricas.

 

No lavar constantemente las toallas de baño

Probablemente ya lo imaginabas porque en ella se pueden encontrar restos de piel muerta, saliva, orina, heces y distintos hongos. Estos residuos funcionan como una fuente de alimentos para las bacterias, además las condiciones bajo las cuales se usan las toallas favorecen la supervivencia de la mismas. Aunque el profesor de salud ambiental de la Universidad de Arizona Kelly Reynolds afirma que el desarrollo del moho y los microorganismos se detiene cuando las toallas se secan, se recomienda que se laven con frecuencia.Philip Tierno, microbiólogo y patólogo argumenta que si se deja secar de manera adecuada la tela, se puede usar sólo durante tres veces y después es necesario lavarlas.

 

Commentarios: 0 Hits: 343

500 caracteres restantes

Cancel or