¿Corazón roto? Sigue estos tips para que no afecte tu trabajo

 

 

¿Se te hace difícil lograrlo? Estos consejos te ayudarán a sobrellevar la jornada laboral con el corazón destrozado sin que nadie ni nada salga afectado.

 

Vix.com

 

Aunque para ti el mundo parece detenerse en el dolor de una ruptura, todo se sigue moviendo. Tu puesto de trabajo no esperará por ti. Hay responsabilidades que enfrentar y tareas que completar. Duele, sí. Cuesta, y mucho, cómo no, pero lo mejor que puedes hacer al finalizar una relación es enfocar tu energía en algo más: el trabajo. Eso sí, no enmascares la situación. Simplemente date tiempo para liberar tu cabeza de los problemas amorosos, aunque sea por unas horas.

 

¿Se te hace difícil lograrlo? Estos consejos te ayudarán a sobrellevar la jornada laboral con el corazón destrozado sin que nadie ni nada salga afectado.

 

Aléjate de la cama

Cuando terminamos una relación, el cuerpo nos pide quedarnos bajo las sábanas. Evítalo rompiendo con algunas rutinas. Por ejemplo, intenta cargar la batería de tu teléfono lejos de la cama. Cuando la alarma matutina suene, tendrás que levantarte, quieras o no, y de allí solo tienes que dar unos pasos a la ducha.

 

Una tarea a la vez

Reza el dicho que las cosas hay que tomarlas un día a la vez. Esto se traduce perfectamente cuando tienes que trabajar con el corazón roto. Enfócate en completar una tarea, sin pensar en su totalidad. Ver una enorme lista de «cosas por hacer» te alejará de inmediato del trabajo y enfocarás tu mente en el dolor.

 

Habla, pero con la persona indicada

Tener un confidente siempre sirve de ayuda, pero piensa bien a quién le estás abriendo tu vida. No le cuentes tus problemas a tu jefe, por ejemplo. Él no necesita saber los detalles escabrosos de tu vida, pues podría cambiar la percepción que tiene de ti. Si necesitas hablar, hazlo con algún colega de tu misma posición, alguien con quien te sientas cómodo.

 

Ignora tu teléfono

La sola idea de que su ex pueda intentar entrar en contacto le hace perder la concentración a cualquiera. Evade tu teléfono. Si lo necesitas, diles a todos que lo perdiste y que te contacten en la oficina. Aléjate de ese dispositivo. Cuando menos te des cuenta, estarás escribiéndole, pidiéndole para verse y llorando en el escritorio.

 

Considera tomarte un tiempo fuera

¿Para qué existen las vacaciones sino para utilizarlas? Si sientes que simplemente no avanzas y de verdad necesitas un tiempo para ti mismo, no dudes en pedirlo a tu jefe. Descansa, duerme, conéctate con tus sentimientos y analiza qué falló. Regresarás renovado a la oficina.

 

Nunca olvides que el dolor pasa y aún queda mucho por vivir. ¡Tú puedes!

Commentarios: 0 Hits: 261

500 caracteres restantes

Cancel or