El alarmante aumento de las estafas con las citas online

 

 

Los ciberiminales rastrean perfiles y reúnen información como nivel de ingresos y estilo de vida de la víctima

 

animalpolitico.com

 

Es una estafa antigua. Un impostor se hace pasar por un pretendiente, seduce a la víctima hasta enamorarla y luego saquea sus finanzas.

En la era predigital, los estafadores románticos encontraban a sus víctimas en las últimas páginas de las revistas, donde avisos personales engañosos atrapaban a corazones solitarios y vulnerables.

 

Pero no era una estafa muy común, ya que requería mucho tiempo y trabajo para realizarla con frecuencia.

 

Pero eso cambió. La tecnología simplificó la comunicación, poniendo a disposición de los estafadores poderosas herramientas para el engaño y una gran cantidad de potenciales víctimas.

 

Los servicios de citas en línea aparecieron a mediados de los años 90 y hoy constituyen un negocio multimillonario en todo el mundo y un arma potente para los timadores.

 

En Reino Unido, por ejemplo, las estafas en sitios de citas alcanzaron un récord en 2016.

 

Según la Oficina Nacional de Inteligencia de Fraude, hubo 3 mil 889 víctimas del llamado “fraude romántico“ el año pasado. Los engañados les entregaron a los estafadores un récord de 49 millones de dólares.

 

Action Fraud, el centro británico de reporte de delitos cibernéticos, dije que recibe más de 350 denuncias de estafas por mes.

 

“Brutalizada emocionalmente”

 

Una de las víctimas fue una mujer británica que perdió más de 390 mil dólares

 

Nancy (no es su verdadero nombre) tiene 47 años y es una madre soltera que dirige su propio negocio en el condado de North Yorkshire, en el norte de Inglaterra.

 

En 2015, después de que su matrimonio fracasara, se afilió al sitio de citas Match.com.

 

Después de unos días se puso en contacto con alguien llamado Marcelo, de Manchester, un italiano atractivo que trabajaba en Turquía, con quien inició “una relación con valores similares”.

 

“Marcelo” pronto persuadió a Nancy para mover su chat fuera del sitio de citas a un un servicio de mensajería instantánea. Los dos comenzaron a intercambiar mensajes desde la mañana hasta la noche.

 

Después de unas seis semanas, Marcelo le dijo que había sido asaltado en Turquía y que no podía pagar a sus trabajadores antes de regresar a Reino Unido. También le contó que su hijo estaba en el hospital y necesitaba cirugía.

 

Aunque Nancy se sintió incómoda con la situación, acabó pagando 3,900 dólares.

 

“Las demandas se intensificaron rápidamente. Pedía dinero para facturas médicas, luego para comida, también para pagar el alquiler, para impuestos y para salir de Turquía”.

 

“No me sentía cómoda, pero estaba tan metida que no quise dejarlo a pesar de haber perdido alrededor de 65 mil. Sigues con la esperanza de estar equivocado y de que esa persona sea genuina“.

 

Nancy dice que ahora se enfrenta a la bancarrota después de haber perdido más de 390 mil dólares.

 

“Es realmente espantoso, y el otro aspecto es que te han brutalizado emocionalmente. No estoy segura de que alguna vez me recupere de esto“.

 

Jugar con la vulnerabilidad

 

En un caso típico de fraude en un sitio de citas, el estafador crea un perfil falso con fotos de un individuo atractivo, busca a sus víctimas y primero las enamora con halagos y crea vínculos emocionales por algunos meses hasta ganarse la confianza de la otra persona.

 

Luego inventa historias dramáticas, como que desean desesperadamente visitarlas para conocerlas pero no tienen el dinero suficiente o una madre enferma que necesita una operación urgente o un negocio perdido.

 

Pero la historia siempre acaba igual: pidiendo dinero que promete devolver.

 

Según la División Cibernética del FBI, los estafadores se presentan como vulnerables, pero en realidad están buscando a alguien que es más vulnerable.

 

Según la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, las denuncias de fraudes de impostores como la “estafa romántica” aumentaron a más del doble entre el 2013 y el 2014 (estás son las últimas cifras disponibles).

 

El FBI dice que los estadounidenses perdieron unos 82 millones de dólares por fraudes llevados a cabo a través de sitios de citas sólo en los últimos seis meses del 2014.

 

Por su parte, Match.com afirma que ofrece consejos regulares sobre cómo mantenerse seguro y sugiere que los suscriptores mantengan conversaciones dentro del sitio “para que nuestro equipo de atención al cliente pueda identificar actividad anormal”.

 

Lo que hay que saber de las “estafas románticas”

 

-Los ciberiminales que cometen estafas románticas rastrean perfiles y reúnen información como nivel de ingresos y estilo de vida, con el fin de manipular a sus víctimas.

 

-La policía puede investigar y ayudar a proporcionar apoyo, pero a menudo no puede recuperar el dinero.

 

-Es muy sencillo para los estafadores cubrir sus huellas mediante el enmascaramiento de direcciones IP y el uso de números de teléfono no registrados.

 

-Nunca hay que enviar dinero a alguien que uno no conoce.

 

-Hay que pensar dos veces antes de publicar información personal que podría usarse para la manipulación o el soborno.

 

Judith Lathlean, de 68 años, una profesora universitaria que vive en el condado de Hampshire, el sur de Inglaterra, se convirtió en víctima de otro estafador cuando en 2015 utilizó el sitio web Parship.

 

Inició una relación virtual con un hombre llamado John Porter, oriundo de Londres, quien le dijo que era un diseñador de interiores. Le contó también que era cristiano, y su perfil enfatizaba la honestidad y la confianza.

 

Poco después se puso en contacto con Lathlean y le dijo que estaba en un viaje de negocios en Sudáfrica, que había perdido su pasaporte y que perdería un contrato como resultado.

 

“Inmediatamente, porque le creí, le respondí: ‘No te preocupes, John, te puedo prestar algo de dinero’. En esa ocasión le di alrededor de 67 mil dólares”, cuenta la víctima.

 

Semanas después, John se volvió a contactar con Lathlean para decirle que tenía casi 20 millones de dolares en una caja de seguridad en Ámsterdam. Le pidió que fuera para recoger el dinero y ella estuvo de acuerdo.

 

“Me encontré con dos personas allí, que me reclamaron una tarifa administrativa de 17 mil dólares y luego me llevaron a una habitación y me mostraron un baúl lleno de billetes de 100 dólares.

 

“Los hombres se veían profesionales y me entregaron un recibo por el costo administrativo. Tenían una respuesta para todo”.

 

Lathlean estima que perdió un total de 175 mil dólares a través de varias estafas realizadas por el presunto John Porter.

 

Parship dijo que sus sistemas de seguridad están buscando constantemente perfiles falsos, pero agregó que en este caso “la comunicación se cambió muy rápidamente a la plataforma protegida de Parship, por lo que las instalaciones de bloqueo no lograron evitar el contacto con el estafador”.

 

Según Steve Proffitt, subjefe de Action Fraud, cada víctima pierde un promedio de 13 mil dólares.

 

“Muchos de los estafadores de citas en línea que conocemos están en el exterior. Se encuentran en África Occidental y Europa del Este y es muy difícil para la policía británica tomar medidas contra ellos en esas jurisdicciones”.

 

Monica Whitty, ciberpsicóloga de la Universidad de Leicester, en Reino Unido, dice que “no es el caso de que la gente estúpida caiga en las estafas de romance; las víctimas pueden ser personas muy inteligentes”.

 

El criminal les habla por la mañana, al mediodía y por la noche; poesía por email; usa la mensajería instantánea para prepararlos, hablar con ellos y mantenerlos despiertos por la noche.

 

“Los preparan hasta que estén listos para dar dinero“.

Commentarios: 0 Hits: 256

500 caracteres restantes

Cancel or