¿Te engañó y te cuesta perdonar? Esta nota es para ti

 

 

Debes estar dispuesto a realizar un gran trabajo interno para soltar todos los sentimientos negativos que este quiebre en la confianza ha generado

 

emedemujer.com

 

La relación parece transcurrir por los carriles habituales hasta que una infidelidad desafía la estabilidad de la pareja. Muchos deciden continuar la construcción de la misma, afianzándola inclusive. Otros no resisten el cimbronazo. ¿Qué pasa cuando se decide seguir con quien faltó al pacto de confianza?

 

Nadie llega a una infidelidad porque sí. Puede que la pareja se haya desgastado, que el deseo haya disminuido, que el infiel se sienta agobiado por la rutina o que simplemente le guste tener aventuras… Tantos casos como individuos. Tampoco es lo mismo un episodio circunstancial que una doble vida sentimental. Sea como fuere se configure la deslealtad, quien la descubre suele sentirse profundamente lastimado, aunque se trate de un mero cortejo virtual no concretado en el plano físico.

 

Si te han engañado y pese a ello decides quedarte en el vínculo porque sientes que en la balanza pesa mucho más lo positivo que lo negativo, debes estar dispuesto/a a realizar un gran trabajo interno para soltar todos los sentimientos negativos que este quiebre en la confianza ha generado.

 

Estas son algunas claves para reconstruir el vínculo sin resentimientos ni rencores:

 

· Diálogo: una infidelidad puede ser la manifestación de desacuerdos más profundos que el mero desencuentro erótico. Una pareja que transita esta instancia debe hablar desde el corazón, sincerarse y evitar lastimarse o agredirse.

 

· Calma: cuando el corazón duele y el mundo parece derrumbarse, es muy humano pensar que la tormenta nunca pasará. Así se toman decisiones arrebatadas. No abandones la relación si no estás convencido/a de hacerlo. Deja pasar los días, analiza la situación y recién allí, resuelve. Desde la calma, nunca desde la ira.

 

· Dejar pasar: conocer los detalles del engaño no tranquiliza; todo lo contrario: alimenta sentimientos poco amables y deteriora la propia valía. Ya suficiente con conocer el engaño como para que te tortures buscando información sobre el o la tercera en discordia en las redes sociales, por ejemplo. Ni hablar de contactarlo: no te haces ningún favor. Sólo profundizarás tu dolor.

 

· Paciencia: la confianza, base de cualquier vínculo, ha sido erosionada. Decidir olvidar no es algo que se decreta y sucede en un abrir y cerrar de ojos. Si decides perdonar a tu pareja, tendrás que tener mucha paciencia (a ti, a él y a la relación) en el proceso de refundación.

 

· Amor propio: quien ha sido engañado suele preguntarse si no vale o no ha hecho lo suficiente para ese otro con quien alguna vez se eligieron. No tomes la infidelidad como algo personal. No necesariamente tiene que ver con que te falte algo o hayas actuado mal, sino que tu pareja es un ser único que también tiene sus miedos, teme a los cambios, etc. Trabaja a conciencia para que tu estima no se vea dañada.

 

· Soltar: desapegar de una traición sentimental requiere dejar de resistirse a lo que ocurrió. Lo que pasó no puede borrarse; te enteraste y decidiste seguir. Olvidar llevará tiempo pero tienes que hacer tu parte para que el dolor no se instale como un visitante no bienvenido. Una vez que hayan conversado con tu pareja todas las veces que consideren necesario, disponte a liberarte de la pesada carga de esa infidelidad.

Commentarios: 0 Hits: 431

500 caracteres restantes

Cancel or