Se establece la conveniencia de que el primer periodo ordinario inicie el 1 de abril, tal y como está ya establecido, pero concluya el último día de agosto,  en lugar del  último día de  julio

               

Culiacán, Sin.- Con el objetivo de eliminar el rezago legislativo, la diputada local del PRI Ana Cecilia Moreno Romero,  propuso ampliar en dos meses el periodo de trabajo conjunto que celebran por ley los legisladores durante un año, a través de dos periodos ordinarios de sesiones. 

En la propuesta que se presentó ante la Oficialía de Partes, el Grupo Parlamentario del PRI establece la conveniencia de que el primer periodo ordinario inicie el 1 de abril, tal y como está ya establecido, pero concluya el último día de agosto,  en lugar del  último día de  julio.

De igual manera, el segundo periodo ordinario de sesiones inicie, tal como está ya establecido; el 1 de octubre, pero concluya el último día de febrero, en lugar del último día de enero.

“Sin duda, de aprobarse estas propuestas, los integrantes de esta LXIII Legislatura estaremos enviando un mensaje al pueblo de Sinaloa, en el sentido de que su Congreso está tratando de mejorar su productividad legislativa, para beneficio directo de todos los sectores sociales y productivos del Estado”, señaló. La diputada Ana Cecilia Moreno.

En su intervención ante el Pleno, la legisladora  consideró que esta medida permitirá dar atención y debido desahogo a cualquier trámite parlamentario ante el Pleno, con lo cual el  número de dictámenes empezará a  incrementarse.

De acuerdo con las estadísticas, aclaró que la Legislatura de Sinaloa junto con las de Durango, Guanajuato, Hidalgo, Puebla, Sonora, Michoacán, Morelos, Tlaxcala, Yucatán, Colima y  Baja California, superan el promedio nacional de duración de trabajo parlamentario durante los periodos ordinarios de los congresos estatales, que es de 7.3 meses.

Frente a los posicionamientos en el sentido de que estos periodos ordinarios de sesiones son solamente un asunto de carácter organizacional, Moreno Romero consideró que la realidad es que existe una relación entre esta variable y los procesos generados por el Poder Legislativo.

“Los sinaloenses, demandan de sus diputadas y diputados más trabajo, mayor responsabilidad y eficiencia. Ampliar la duración de los periodos de sesiones, significa atender esta exigencia ciudadana”, puntualizó.