Imprimir

La negociación que realizó el Gobierno de México con el de Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles fue pésima para el país porque se cedió en absolutamente todo, y se lastimó la soberanía y la dignidad del país, aseveró Marko Cortés

 

Ciudad de México.- La negociación que realizó el Gobierno de México con el de Estados Unidos para evitar la imposición de aranceles –a partir de este lunes– a las exportaciones fue pésima para el país porque se cedió en absolutamente todo, y se lastimó la soberanía y la dignidad del país, aseveró el presidente del Partido Acción Nacional (PAN), Marko Cortés.

 

“Simple y llanamente aceptamos las condiciones que estaban pidiendo y hay algo muy grave, el Presidente de México (Andrés Manuel López Obrador), y el canciller (Marcelo Ebrard) están obligados a decirnos qué fue lo que acordaron.

 

“Es absolutamente inaceptable que nos estemos enterando por el Presidente de otro país de que el acuerdo incluye otras cláusulas y que poco a poco nos vamos a dar cuenta, y que hasta algunas de ellas tendrán que pasar por el Poder Legislativo”, lamentó el líder panista.

 

Destacó que el país merece saber qué fue lo que se acordó con el Gobierno de los Estados Unidos, sin verdades a medias, sin mentiras, y a cambio de qué.

 

La alternativa, dijo, era que México hubiera explorado cómo poner también aranceles a productos estadounidenses para que la presión hacia el presidente Trump fuera desde el Congreso de los Estados Unidos a través de sus representantes.

 

“Lo que tendríamos que haber hecho era simplemente poner también aranceles y también buscar un entendimiento justo y par, no sometimiento. Lo que vimos es un sometimiento, de López Obrador a Donald Trump.

 

“Francamente no veo qué fue lo que fueron a festejar a Tijuana, porque el que tuvo que estar como invitado para festejarlo era Trump, que fue el único que se ve con claridad que ganó”, expresó Cortés.