Jiménez Espriú dijo que el país requiere los aportes de su ingeniería, pero que sea nacionalista, activa, ética y con una visión de largo plazo y sentido social

Culiacán, Sin.- Somos ingenieros enamorados de una profesión extraordinaria, pero sobre todo, mexicanos que no podemos aceptar el deterioro del país ni su entrega en aras de una modernidad sin alma. Con estas palabras el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, inauguró el VII Congreso Nacional de Colegios de Ingenieros Civiles celebrado en Culiacán.

El funcionario federal comentó que desde hace más de 30 años no se asignaba a un verdadero profesional de la ingeniera en la secretaria que hoy ocupa, dijo que en el sexenio pasado ni un solo subsecretario, ni el coordinador de puertos, contaba con un título que supusiera alguna técnica.

Jiménez Espriú dijo que el país requiere los aportes de su ingeniería, pero que sea nacionalista, activa, ética y con una visión de largo plazo y sentido social. Sin embargo, comentó que si no se actúa pronto, la ingeniería mexicana podría entrar en crisis.

“El marco de la política neoliberal nos conduce a la importación de todo, al cierre de miles de empresas nacionales y a la gran crisis con las consecuencias que hoy padecemos, entre ellas, la crisis de la ingeniería mexicana que ha provocado la desaparición de grupos de especialistas del sector público y privado y la desintegración de los escasos grupos de excelencia en la investigación” comentó.

Asimismo, el secretario de la SCT compartió que cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador lo invitó a formar parte de su gabinete, Jiménez Espriú le solicitó volver a ingenierizar la secretaria de Comunicaciones y Transportes, para de esta forma, promover el apoyo a la ingeniería mexicana.