Puebla concentra los primeros lugares en tomas clandestinas y recuperación de combustible ilegal

 

Ciudad de México.- En 2018, la PGR informó que fueron asegurados y puestos a disposición del Ministerio Público 21 mil 757 vehículos usados para el trasiego de combustible robado.

 

De ese total, 3 mil 818 unidades, entre camionetas y vehículos que fueron decomisadas a los huachicoleros, se encuentran en los corralones de Puebla.

 

De acuerdo con un informe de la PGR, la mayoría fue asegurada por las distintas corporaciones policíacas en los municipios de San Pedro Cholula, Acatzingo y la capital poblana.

 

La entidad, abundó la dependencia federal, concentra el grueso de los vehículos que les fueron incautados a las bandas dedicadas al robo de combustible, por lo que ocupa los primeros lugares a escala nacional.

 

Además de Puebla, los estados con mayor número de vehículos incautados fueron Hidalgo, Tamaulipas, Guanajuato, Jalisco, Sinaloa, Estado de México, Tabasco, Veracruz y Michoacán.

 

En el mismo informe, la dependencia federal indicó que Puebla ocupó el segundo lugar a escala nacional en litros recuperados de combustible robado, con 3.3 millones, detrás de Tabasco, con 3.9 millones.

 

Seguido de Hidalgo, con 2.7 millones; Jalisco, con 2 millones; Tamaulipas, con 1.6 millones; Nuevo León, con 990 mil; Estado de México, con 959 mil; Michoacán, con 362 mil; Tlaxcala, con 343 mil; Aguascalientes, con 333 mil, y Sonora, con 284 mil.

 

Asimismo, los reportes de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y de Petróleos Mexicanos (Pemex) respecto a las tomas clandestinas halladas en Puebla durante el 2018 difirieron.

 

Por cada 10 puntos de ordeña de combustible que Pemex ubicó, el Ejército detectó tres. Tan solo en 2018 Pemex encontró mil 815 tomas clandestinas, mientras que el Ejército solo halló 667, es decir, 30 por ciento del total.

 

Lo anterior fue revelado por el Instituto para la Gestión, Administración y Vinculación Municipal, el cual señaló que la discrepancia en las cifras muestra la poca coordinación para disminuir la ordeña de hidrocarburos entre ambas instancias.

 

La variación de registros entre dependencias, señaló el organismo, exhibe los alcances limitados que pudieron llegar a tener en un aparente trabajo integral para disminuir el robo de hidrocarburo en su momento.

 

De acuerdo con las cifras presentadas por el Igavim, Pemex indicó que el año pasado encontró en la entidad mil 815 perforaciones en sus ductos.

 

Mientras que la Sedena, detalló, encontró 667, que equivalen al 37 por ciento del total, lo cual no checa con las cifras de la paraestatal, que se ha visto severamente afectada por el delito de robo de combustible.

 

La diferencia es de mil 148 puntos menos, según los reportes oficiales de ambas instancias, que fueron retomadas por el observatorio ciudadano.

 

Por otro lado, las cifras de Pemex ubicaron a Puebla en el primer lugar en el país con más casos de ordeña, las cuales se concentraron principalmente en los municipios que conforman el Triángulo Rojo.

 

Mientras que las estadísticas del Ejército colocaron al estado en el tercer sitio con más casos, después de Guanajuato, con mil 281, e Hidalgo, con 678.

 

Como una de las medidas contra el huachicoleo, el gobierno federal ordenó el resguardo de instalaciones de Pemex, incluyendo los ductos que atraviesan por el territorio poblano.

 

Aunque en Puebla no han tomado el control de los Complejos Petroquímicos, militares los mantienen vigilados y realizan acciones preventivas.

 

Y además

 

Oaxaca: Incautan hidrocarburo

 

 La Secretaría de Seguridad Pública de Oaxaca informó que policías estatales aseguraron mil 800 litros de hidrocarburo de procedencia ilícita en el Istmo de Tehuantepec.

 

En un comunicado, la dependencia detalló que durante un recorrido en la colonia Barrio Nuevo, jurisdicción de Santa María Petapa, ubicaron una camioneta con lona azul.

 

El vehículo en su área de carga transportaba dos contenedores de plástico de color blanco con rejilla metálica de mil litros cada uno, con 90 por ciento de su capacidad total de líquido, con características propias de hidrocarburo.