Los doctores no quitaron la prótesis dental que terminó atorándose en la garganta del paciente

 

Estados Unidos.- Un hombre que entró a cirugía para que le remuevan un bulto del pecho, terminó con su dentadura postiza atorada en la garganta luego de que los médicos olvidaran quitársela antes de la operación.

 

La revista BMJ Case Reports explicó que un hombre británico de 72 años, comenzó a sentir molestias en su garganta tras una operación. El paciente notó que sangraba y tenía dificultad al tragar, pero al empeorar los síntomas, acudió a urgencias para que lo revisaran.

 

Los médicos, sin mirar al interior de la garganta, pensaban que se trataba de una infección respiratoria ocasionada por la intubación de la cirugía y le recetaron antibióticos. Sin embargo, dos días después, el hombre siguió empeorando al grado de no poder tomar la medicina y tuvo que regresar al hospital.

 

Una vez más, los doctores diagnosticaron equivocadamente al paciente, al decirle que tenía neumonía ocasionada por saliva, ácido estomacal o alimentos que se filtraron en sus pulmones.

 

Hasta después, otro grupo de médicos revisó la garganta del paciente y descubrieron que tenía algo atorado en su laringe: su dentadura postiza que había desaparecido misteriosamente varios días atrás.

 

La autora del estudio, Harriet Cinniffe, explicó en la revista que todas las prótesis dentales deben quedar documentadas antes y después de cada procedimiento, por lo que deben ser retiradas antes de intubar.

 

Tras retirar la dentadura de la garganta, el hombre continuaba con malestar, ya que seguía sangrando mucho y necesito varias transfusiones de sangre.

 

Afortunadamente, luego de varias operaciones para cauterizar la herida causada por la dentadura postiza, el sangrado se detuvo y el paciente pudo recuperarse.

 

De acuerdo con Cunniffe, este tipo de negligencia médica es común. La especialista encontró 83 casos en los últimos 15 años, en los que los pacientes se tragaron las dentaduras postizas por culpa de los doctores.

 

Por último, señaló que los médicos deben escuchar más a sus pacientes, ya que pese a quejarse de un dolor, pasó mucho tiempo para que revisaran la garganta del hombre.