Cuando reclamó la azafata le dijo que “lo limpiara ella misma”, al negarse fue bajada del avión y luego arrestada por “mal comportamiento”

 

Estados Unidos.- Viajar en avión no es nada barato, no sólo por los destinos o las compañías, también porque para poder hacerlo hay que pagar una serie de documentos necesarios como Visa y Pasaporte.

 

Por esta razón, lo mínimo que se espera es un trato digno y claro, un asiento cómodo y limpio.

 

Sin embargo, en ocasiones hay personas que corren con pésima suerte y les tocan asientos sin respaldo o hasta con vómito.

 

Sí, leíste bien, vomito.

 

Recientemente se dio a conocer el caso de Rosseta Swinney, una mujer que encontró vómito en su asiento y al reclamar la azafata le dijo que 'lo limpiara ella misma'.

 

Al negarse fue bajada del avión y luego arrestada por 'mal comportamiento'.

 

Según el documento presentado a las autoridades, después del percance, el vuelo se retrasó aproximadamente una hora para que el personal de limpieza eliminara el 'riesgo biológico en el avión a causa de los desechos'. La queja incluye fotos de la sustancia en el área del asiento y va dirigida a la compañía, sus socios operativos y la azafata.

 

“La compañía emitió una declaración en abril en la que, sin dar muchos detalles, pidió disculpas a sus clientes por las molestias causadas por el retraso.

 

La seguridad de los pasajeros y la tripulación es nuestra principal prioridad en Frontier", señala el texto citado por el medio estadounidense .

 

Rosetta Swinney ahora exige 55 millones de dólares de compensación por abuso de proceso, difamación, negligencia grave y generación de estrés emocional. Además, reitera que fue humillada en medio de "actos deliberados y maliciosos".