Dane Best, de 9 años, convenció a las autoridades de un pequeño poblado de Colorado de anular la prohibición impuesta hace casi un siglo sobre las peleas con bolas de nieve

 

Estados Unidos.- Un niño de 9 años de una pequeña localidad del norte de Colorado se presentó ante las autoridades municipales y logró anular una ley vigente desde hace casi un siglo que prohibía arrojar bolas de nieve a otra persona. 

 

Durante sus tres minutos antes el micrófono, el pequeño Dane Best argumentó que "los niños de Severance (en el Condado Weld, de Colorado) quieren la oportunidad de tener peleas con bolas de nieve como en el resto del mundo". 

 

Best fue uno de los oradores en la reunión semanal de los concejales de esta ciudad de 4 mil 200 habitantes donde el infante insistió en que las ordenanzas vigentes que prohíben esa actividad ya resultan obsoletas.

 

​"Los niños actuales necesitan razones para salir a jugar al aire libre", sostuvo. 

 

La ordenanza indica que está prohibido arrojar cualquier objeto contundente a personas, animales o edificios, y en general a cualquier propiedad pública o privada que pueda ser dañada por esos "misiles". 

 

En la lista de "misiles" prohibidos en Severance figuran las bolas de nieve, y aunque la policía local raramente se dedica a vigilar el lanzamiento de ellas, luego de cada nevada los padres les piden a sus hijos asegurarse de que no haya policías en la zona. 

 

Antes de dirigirse a los concejales, Best movilizó a sus compañeros de clases para que se sumaran a su pedido. 

 

Derrick Best, padre de Dane, dijo a la televisión CBS Denver que la familia "se siente orgullosa" de su hijo porque "tomó la iniciativa de hacer un cambio, sin importar cuán pequeño sea". 

 

En noviembre pasado, Dane testificó en una reunión de un comité municipal en la que indicó que, una vez que las peleas con bolas de nieve vuelvan a ser legales en su ciudad, le lanzará la primera a su hermano de cuatro años.