Estas son las señales de que tus ganas de algo dulce están llegando demasiado lejos –y de que deberías ponerles atención

 

EU.- El azúcar, en todas sus formas, no sólo hará que subas de peso sino que, según una investigación, aumentará tu riesgo de padecer diabetes tipo 2 –incluso puede incrementar tu riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.

 

La adicción al azúcar no es una broma: el cerebro puede “programarse” para consumir azúcar, y puedes terminar con algo parecido al síndrome de abstinencia si no consumes la suficiente.

 

“La adicción al azúcar es un fenómeno fisiológico que sufren muchas personas”, dice Ken Berry, autor de Lies My Doctor Told Me. “Desafortunadamente, muchos médicos niegan su existencia”.

 

Escondes tus ganas de comer azúcar

 

Algunas personas con adicción al azúcar reconocen que están consumiendo demasiada, pero en lugar de comer menos, esconden las ganas que tienen de consumirla. “Buscar excusas o hacer retos contigo mismo en los que el premio sea algún dulce es una señal de adicción al azúcar”, dice el Dr. Berry.

 

“Nadie oculta que come brócoli ni lo guarda escondido en el clóset; si haces esto con los dulces, es porque tienes una adicción”.

 

Necesitas cada vez más azúcar para satisfacer tu adicción

 

Como con cualquier adicción a una sustancia, tu tolerancia al azúcar crece cada vez más. “Una señal de que eres adicto al azúcar es que necesitas consumir cada vez más para satisfacer tu antojo”, dice Erin Akey, nutricionista y chef.

 

“Al principio una cucharada de helado será suficiente, pero conforme vaya creciendo tu adicción irás necesitando más para sentirte bien.

 

Comes azúcar aunque no tengashambre

 

Te sientes súper satisfecho después de una comida pero, ¿aún tienes espacio para una rebanada de pastel? “La señal número uno de que tienes una adicción al azúcar es que sigues comiéndola aunque no tengas hambre”, dice Lisa Rachel Snyder, fundadora de Beautiful Badass Method.

 

Siempre tienes ganas de dulces

 

“Luego de consumir un montón de dulces, tus niveles de azúcar bajan porque tu insulina se lleva toda esa azúcar hacia las células para prevenir que te haga daño”, dice Carolyn Dean, dietóloga y nutrióloga, autora de los libros Hormone Balance, The Magnesium Miracle y The Complete Natural Medicine Guide to Women’s Health.

 

“Eso hace que tus niveles de azúcar disminuyan y se te antoje aún más”.

 

Tienes antojo de cosas saladas todo el tiempo

 

“Los antojos de cosas saladas son otra de las señales de que tu cuerpo no se está nutriendo de la forma correcta. Estos antojos son bastante comunes entre las personas adictas al azúcar, porque suelen tener deficiencias nutricionales”, dice Lisa Richards, nutrióloga y creadora de Candida Diet.

 

“Si descubres que estás constantemente comiendo dulces, quizá se deba a que no estás consumiendo las proteínas y grasas saludables que tu cuerpo necesita. Los antojos de algo dulce o salado son una forma en que probablemente tu cuerpo te dice que tomes un descanso del azúcar y comas algo más nutritivo.

 

“También lo contrario es cierto”, añade ella. “Si consumes demasiadas cosas saladas tendrás antojo de algo dulce o de carbohidratos simples. La clave está en el balance: consume alimentos ricos en micronutrientes que te proporcionen lo que tu cuerpo necesita”.

 

Intentas dejarla y te sientes extraño

 

La adicción al azúcar puede ser comportamental (se te antoja algo dulce después de comer en ciertos momentos del día) o química. Cuando dejas de comerla o cambias tu rutina habitual, te sientes ansioso. “Dejar de consumir azúcar de manera abrupta puede ocasionarte síndrome de abstinencia”, dice Adam Kadela, fundador de Dexafit.

 

Algunos de los síntomas más comunes de adicción al azúcar son antojos, dolor muscular, náuseas, gases, inflamación abdominal e incluso insomnio. En la mayoría de los casos, estos síntomas suelen intensificarse durante las primeras 24 horas. Lo mejor es ir dejando el azúcar poco a poco.

 

Usas el azúcar para consentirte

 

Si luego de una ruptura, de una película triste o de un mal día lo primero que quieres es comer algo dulce, ten cuidado. “Uno de los síntomas psicológicos de adicción al azúcar es comenzar a consumirla en situaciones de estrés, aburrimiento, en momentos depresivos o de ansiedad”, dicen Lin Anderson y Aaron Sternlicht, terapistas de adicciones en Family Adiction Specialist.

 

“Llenarte de azúcar para sentirte mejor no hace que tus emociones desaparezcan, y es extremadamente peligroso”.

 

Ya conoces las consecuencias, pero sigues comiendo azúcar

 

Si “comes azúcar y comida chatarra compulsivamente pese a que ya conoces las consecuencia negativas de hacerlo”, vas por mal camino, dice Dan DeFigio, autor de Beating Sugar Addiction For Dummies.

 

Te sientes culpable después de comer azúcar

 

El sentimiento de culpa que te llega después de comer mucha azúcar puede ser señal de un trastorno alimenticio. Si sientes vergüenza por la manera en la que consumes azúcares, quizá deberías hablar con un especialista.

 

Para más informaciones: www.thecandidadiet.com