La tradición de cazar delfines Risso es un práctica antigua en la costa de del distrito de Higashimuro que durante años se ha  llevado a  cabo principalmente en los meses de septiembre y abril

Japón.- Muchas personas alrededor del mundo han mostrado su indignación por la inmesurable caza  de delfines en Japón.

A pesar de los esfuerzos de distintas organizaciones para la erradicación de la caza de delfines en ese país, Japón hizo caso omiso a  las denuncias de los conservacionistas e inauguraron la temporada de caza en la región de Taiji.

La tradición de cazar delfines Risso es un práctica antigua en la costa de del distrito de Higashimuro que durante años se ha  llevado a  cabo principalmente en los meses de septiembre y abril.

Las autoridades Japonesas no tienen ninguna intención de parar la caza. El problema es que la ley regula la pesca, y esto crea un vacío legal, pues los delfines al ser mamíferos deber ser protegidos bajo  otra ley por ser de otra especie.

Las asociaciones Action for Dolphins y  Life Investigation Agency, han presentado diversas acciones legales en para parar esta cruel práctica, argumentando que el método utilizado vulnera la ley de bienestar animal de Japón, que estipula que los animales no deben ser maltratados ​​o sacrificados innecesariamente.

Al ser parte de las tradiciones y de la dieta japonesa, los habitantes justifican la caza, pues dicen es parte de la identidad cultural de esta región.

Muchos japoneses ven a los delfines como peces y creen erróneamente que la ley de bienestar de los animales no se les aplica a ellos”, ha explicado Ren Yabuki, director de la Life Investigation Agency.

Pero los delfines no solo son capturados por su carne, la organización Seashepherd ha denunciado que tanto Japón y otros países como Rusia y Cuba permiten la caza de delfines  y ballenas para fines comerciales o de entretenimiento.