La defensa de los derechos de los animales ha ido evolucionando a lo largo de los siglos; aquí te contamos un poco más sobre el origen de las leyes de protección animal en las sociedades occidentales

Ciudad de México.- La historia de los derechos de los animales empieza mucho antes de que existieran las leyes y estructuras jurídicas tal como las conocemos hoy. No obstante, las primeras leyes de protección animal han permitido convertir una lucha hasta entonces individualizada en un movimiento social en defensa de los animales.

A pesar de tantos antecedentes históricos, las primeras leyes de protección animal solo fueron publicadas durante los años 1600. Probablemente influenciados por las matanzas de animales ocurridas durante la Edad Media, los pensadores y legisladores modernos dedicaron particular atención a la violencia ejercida por el hombre sobre los animales.

Concretamente, la primera ley de protección animal de la que tenemos noticia se publicó en Irlanda, durante el año 1635. Su texto trataba de prohibir o limitar ciertos hábitos comunes en los campos productivo que podían generar sufrimiento o dolor a los animales.

Seis años después, en 1641, se publicaría en la Colonia de Massachusetts elprimer sistema de leyes que protegía a los animales domésticos. Una de sus contribuciones más importantes derivaría del derecho número 92 de su extenso texto, el cual determinaba lo siguiente: “a ningún humano le es permitido efectuar algún tipo de tiranía o crueldad hacia alguna criatura nacida que esté normalmente retenida para uso humano”.

Entre 1653 y 1659 también serían aprobadas en el Reino Unido varias normativas que prohibían las peleas de perros, toros y gallos, y que establecía sanciones para los infractores que organizaran o participaran de dichos eventos.

Varios años después, en 1822, se aprobaría la primera ley que visabaprevenir prácticas y conductas violentas o crueles específicamente hacia el ganado. Y poco tiempo después, en 1835, se ampliaría también la concepción de crueldad y se reforzaría la protección a los animales domésticos.

En el continente americano, la primera de las leyes de protección animal es aprobada en los Estados Unidos en 1967. Originalmente, su texto hablaba sobre los derechos básicos de los animales de estimación y las sanciones aplicables a los propietarios que los infringieran.

Un tiempo después, esta normativa es modificada y ampliada para incorporar también la protección de los animales empleados en investigaciones de laboratorio.

En 1987, se publicaría el Convenio Europeo para la protección de animales de compañía, que España ratificaría muchísimos años más tarde. Por aquel entonces, la iniciativa presentaba importantes avances, como la prohibición de las mutilaciones estéticas en perros de compañía, como puede ser el corte de orejas y cola en numerosas razas.

Dicho convenio, que aún está vigente, regulaba la utilización de animales en actividades recreativas, entre las que se encuentra la caza deportiva (que aún es permitida en España). El texto determina que los animales solo pueden ser empleados en actividades que no impliquen cualquier tipo de sufrimiento, dolor o riesgos a su salud.

Otra importante contribución del Convenio Europeo es que obliga a los gobiernos centrales de los países que lo ratifican a tomar medidas concretas para combatir y prevenir la sobrepoblación callejera.

Por todo ello, desde la década de 80, muchos países europeos vienen modernizando sus leyes y normativas para reforzar el combate al maltrato animal; también empiezan a promover políticas públicas más eficaces para fomentar la adopción y la tenencia responsable, y viabilizar el control reproductivo de las mascotas.