Para evitar conflictos y peleas entre vecinos, el alcalde del municipio de Binalonan, Ramón Guico III, emitió una ordenanza en la que multa a las personas que esparzan chismes

 

Filipinas.- Los habitantes de un municipio filipino cansados por las peleas y los conflictos entre los vecinos decidieron multar a las personas que propaguen chismes.

 

“Chismes, el talento de los filipinos/chismes, la marihuana del país/la adoración a los chismes”, dice la letra de la canción “Chismis” del reconocido artista filipino Rico Blanco, donde retrata la vida de las personas que se reúnen al atardecer en cada uno de los barangay o barrios de Filipinas para hablar de las “noticias”.

 

Los hombres acostumbran reunirse en un lado y las mujeres en otro para conversar sobre el último chisme mientras se protegen del sol inclemente en la provincia de Pangasinán, unos 215 kilómetros al norte de Manila, la capital de Filipinas.

 

El problema es que muchas veces los chismosos afectan la reputación de alguien del pueblo y ahí comienzan los conflictos y peleas entre vecinos. Para evitar eso, el alcalde del municipio de Binalonan, Ramón Guico III, emitió una ordenanza en la que multa a las personas que esparzan chismes.

 

En una entrevista con el diario The Wall Street Journal (WSJ) el líder local aseguró que cuando más se propagan los rumores es el verano, días en que el calor abrasador lleva a los chismosos a buscar protección debajo de las acacias. Y “así es como todo empieza”, asegura.

 

Los chismes generalmente incluyen temas como sexo, infidelidades, embarazos fuera del matrimonio, homosexualidad, apariencia física, deudas, rendimiento académico, entre muchos otros temas que son comidilla diaria de todos.

 

“Es una pérdida de tiempo. Uno pensaría que la gente tendría algo mejor que hacer”, dijo Guico al WSJ, al intentar explicar porque emitió esa ordenanza en la que se permite reprimir los chismes o “chismis”, como lo llaman los filipinos.

 

La medida se extiende

 

El primero en establecer este tipo de multas para tratar de contener los chismes fue el barangay de Moreno en 2016 y pocos meses después el barangay de Capas, ambos pertenecientes a Binalonan.

 

El presidente del barangay Capas, Danilo Tabucol, aseguró en ese entonces al diario filipino The Star que su ordenanza “anti-chismes” ha ayudado a mantener y el orden entre las familias, dado que a aquellos a los que se les ha comprobado que divulgan mentiras han sido multados y son obligados a prestar servicios comunitarios.

 

“Aquí en Filipinas somos conscientes de que los problemas creados por los chismes o intrigas causan peleas entre amigos, familiares o vecinos”, dijo.

 

El nuevo estatuto aprobado en el municipio tiene contentos a la mayoría de los residentes, pero los chismosos no están tan felices.

 

La primera sanción

 

Tabucol recordó que una mujer fue la primera en ser sancionada con servicio comunitario por difundir un rumor falso contra alguien de la comunidad. La investigación “de tres niveles” del barangay la encontró responsable y, aunque no tuvo que pagar multa, sí se le impuso una pena de servicio comunitario para demostrar a los lugareños la seriedad de la nueva ordenanza.

 

“Le dimos una oportunidad para que no lo repitiera”, señaló.

 

La regulación contra los chismes impone una pena de servicio comunitario, la mayoría de las veces recoger basuras en el pueblo, más 300 pesos filipinos (5.79 dólares) por la primera vez, 500 por la segunda (9.65 dólares) o 1,000 pesos (19.29 dólares) por la tercera ofensa.

 

Varias personas se han burlado de la inusual orden y les han dicho a los líderes de los diferentes barangay de Binalonan que parece que tienen un problema serio con los chismes.

 

“Lo importante es que les mostramos que implementamos este tipo de ordenanzas para el bien de la gente”, dijo sobre el tema Tabucol.

 

Por qué lo hacen

 

La encargada de recibir las quejas de los residentes es la líder del consejo local, Jovelyn Manaois, y con los demás miembros del consejo deciden las sanciones a imponer en caso de comprobar que una persona está divulgando chismes.

Se empujó las bolas a través de su tracto urinario

 

China.- Motivado por la curiosidad, un niño de 11 años se insertó 70 perlas magnéticas en el pene, que terminaron alojadas en su vejiga.

 

El Hospital de Niños de la Escuela de Medicina de la Universidad de Zheijiang, en China, explicó que la radiografía reveló lo que estaba pasando y al menor de edad no le quedó otra más que reconocer que además, había empujado las bolas a través de su tracto urinario.

 

La curiosidad mató al gato

 

Según informa El Debate, Xiaohua tuvo que ser intervenido de emergencia debido al insoportable dolor y las dificultades que tenía para orinar. Por su parte, el médico Tao Chang aseguró que fue posible extraer todas las perlas.

prueba fecha publicacion

Y antes de que te quejes, estas son cosas que seguramente ya has comida (y disfrutado)

Ciudad de México.- El 1º de noviembre es el Día Mundial del Veganismo, una celebración para todas las personas del mundo que han elegido adoptar este estilo de vida. Aunque muchos lo critican, en realidad es una de las formas de vida que más aporta al planeta y cuando se hace bien puede tener muchos beneficio a la salud. 

La realidad es que cada día es más fácil ser vegano, ya que muchos restaurantes y marcas han decidido seguir la tendencia y ofrecer opciones para quienes no quieren comer productos derivados de animales. De hecho hay varios productos que seguramente disfrutas y ni siquiera sabías que son veganos. Estos son algunos:

Oreos

Debido a su cremoso relleno, muchos pensarían que estas galletas tienen leche, pero no. Su rica consistencia cremosa se obtiene utilizando aceite vegetal.

Fritos Sal y Limón

Aunque la mayoría de frituras no son veganas, estas ricas papitas se fríen en grasa vegetal y todos sus saborizantes —como limón, sal yodada y axiote— son vegetales.

Galletas Ritz

Seguro pensabas que su gran sabor se debe a la mantequilla, pero no, son 100% hechas con ingredientes vegetales. Por supuesto esto no aplica a las que vienen con relleno de queso amarillo.

Barritas Nature Valley 

Esto solo aplica para los sabores cacahuate, coco, almendras, manzana y frutos, ya que no llevan miel. Sus otros sabores tienen miel o chocolate, entonces pierden lo vegano.

Chocolate Lindt arriba de 70% cacao

Mientras mayor es el porcentaje de cacao en un chocolate menos leche tiene. Usualmente los chocolates con más de 70% de cacao no tienen productos derivados de animales.

Crema de Cacahuate

Casi todas las cremas de maní se hacen únicamente con cacahuates y sal. Algunas además llevan azúcares y aceite, pero no tienen ingredientes animales.

Barritas Marinela

Estas galletas con una tira de mermelada en medio son hechas con aceite vegetal, por lo que no te tienes que preocupar de que tengan mantequilla, huevos o leche.

Sour Patch

Aunque la mayoría de las gomitas no son si quiera vegetarianas—porque contienen derivados de cartílagos y huesos de animales para su textura— estas sí son porque utilizan jalea en vez de gelatina.

Sabritas Clásicas

Las papas fritas más famosas del mundo no tienen productos animales, están hechas con aceite vegetal y sal, así que no hay pierde.

Jarabe de chocolate de Hershey’s

Este jarabe que seguramente has acompañado con helado, leche y cualquier otras cosa que sintieras que le hacía falta un toque de chocolate, también está hecho con productos vegetales.

Masa para pastel Duncan Hines

Todos sus colorantes e ingredientes son veganos, para prepararlo solamente intercambia en la receta los huevos por una lata de soda y la mantequilla por aceite vegetal y tendrás el pastel vegano más esponjoso.