La razón ha sido el modelo de apertura económica y comercial globales que se ofrecieron a los sectores avanzados del sector agroalimentario para incrementar su competitividad

 

Ciudad de México.- Al menos 55% de la población rural nacional vive en pobreza y, de ellos, 16.4% se ubica en la extrema pobreza, reconoció el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, durante su comparecencia ante el Pleno de la Cámara de Diputados, como parte de la glosa del Primer Informe de Gobierno de la administración federal.

 

La razón, abundó el funcionario, ha sido el modelo de apertura económica y comercial globales que se ofrecieron a los sectores avanzados del sector agroalimentario para incrementar su competitividad en los mercados internacionales, pero que no alcanzó a los pequeños productores.

 

Esto, agregó Villalobos Arámbula, acrecentó la desigualdad y la exclusión en el campo, por lo que la actual administración busca aumentar la disponibilidad de alimentos básicos y reducir la dependencia de las importaciones como medida para sacar de la pobreza a más del 50% de los productores.

 

Además, se les acompañará en la necesaria vinculación con la innovación y tecnologías, “lo que permitirá también incidir en sacar de la pobreza y la marginación a las familias”.

 

Ante una realidad de desigualdad, aseveró, se deberán aplicar políticas diferenciadas y realizar los ajustes necesarios para la operación efectiva de los programas prioritarios, los cuales contribuirán a resarcir la deuda social en los territorios rurales.

 

El titular de la Secretaría de Agricultura remarcó que la seguridad alimentaria con soberanía depende de una política de Estado, para lograr la autosuficiencia en al menos cinco productos básicos: maíz, frijol, trigo panificable, arroz y leche, reduciendo las importaciones y, en consecuencia, la dependencia externa.