Luego de varias horas de operativo, fuerzas de seguridad francesas asaltaron un edificio donde se atrincheraban los hermanos Kouachi

París, Francia.- Los dos hermanos sospechosos de haber encabezado el ataque a la revista francesa Charlie Hebdo están muertos, confirmó este día el director de la Gendarmería Nacional.

Fuertes disparos y explosiones se escucharon en la imprenta de Dammartin-en-Goele, al noreste de París, donde los hermanos Kouachi, sospechosos de la masacre del semanarioCharlie Hebdo, el miércoles pasado, se habían atrincherado con al menos un rehén.

Se trató del asalto de las fuerzas de seguridad para acabar con esta crisis.

Las televisiones francesas mostraron imágenes de humo blanco saliendo de la empresa en la que Said y Cherif Kouachi se atrincheraron desde esta mañana con un número indeterminado de rehenes.

A las 16:55 hora local (15.55 GMT) se escucharon los primeros disparos (varias decenas), acompañadas de explosiones de lo que parecen granadas de humo.

Cinco minutos más tarde se escuchó una nueva ráfaga de detonaciones.

Agentes del cuerpo de elite de la Gendarmería, el Grupo de Intervención de la Gendarmería Nacional (GIGN) subieron al techo de una de las naves.

Un helicóptero de la Gendarmería, que se hallaba en tierra, se puso en marcha solo tres minutos después.

Los hermanos Koubachi salieron de la imprenta disparando a las fuerzas de seguridad, que respondieron a los tiros de fusiles kalashnikov causando su muerte.

Según las primeras informaciones, el rehén, un hombre de 26 años, salió ileso del asalto, mientras que al menos un policía resultó herido en la operación.

El Ministerio del Interior había anunciado que intentaba contactar con los sospechosos para negociar “un desenlace pacífico” de la crisis.

Las fuerzas de seguridad establecieron un fuerte cordón policial de varios kilómetros en la zona.

En torno a las 08.40 hora local (07.40 GMT), los dos hombres arrebataron por la fuerza su vehículo, un Peugeot 206, a una mujer en la localidad de Montagny-Sainte-Félicité, en el departamento del Oise, quien los identificó como los hermanos Kouachi.

Unos minutos más tarde, ya en Dammartin-en-Goele se produjo un tiroteo con la policía, en el que no hubo víctimas.

Muere otro presunto terrorista en supermercado

De forma simultánea, el presunto autor del secuestro en un supermercado judío “Hyper Cacher” en el este de París, Amedy Coulibali, murió en el asalto realizado por las fuerzas de seguridad francesas, según informaron fuentes policiales al diario Le Monde.

Tres rehenes que estaban retenidos en el supermercado también fallecieron además del secuestrador, Amedy Coulibali, y de una quinta persona, que podría ser un segundo secuestrador, informaron fuentes del Ministerio del Interior citadas por la televisión BFMTV.

Al menos una decena de personas que estaban retenidas en un supermercado judío en París salieron corriendo del lugar después de que las fuerzas de seguridad lanzaran una operación para liberarlas.

Una niña que se encontraba en el interior del supermercado telefoneó desde allí a su madre y pudo mantenerse escondida a salvo de los secuestradores, según un testimonio recogido por la emisora France Inter.

El supermercado “Hyper Cacher” figura entre los establecimientos que dispensan productos dirigidos a la comunidad judía.

La Prefectura de Policía había difundido las fotos de dos personas “susceptibles de estar armadas y peligrosas”: una mujer de 26 años, Hayat Boumeddiene, y de Coulibaly.

Antes de la toma de rehenes, el sospechoso se dirigió a los policías para decirles: “Ya sabéis quién soy”, en aparente alusión a su acción de ayer en Montrouge, sur de París, donde falleció la agente municipal.

Un testigo de los hechos, Christian Pessey, dijo a la prensa haber “escuchado el primer disparo muy cerca”, y a continuación vio “a gente corriendo por la calle y gritando”.

Tras ese primer disparo, el testigo escuchó una nueva ráfaga.

 

ok