A través de sus cuentas de Twitter y Facebook, la compañía que posee los derechos del anime informó que jamás ha autorizado ningún tipo de proyección pública

 

Ciudad de México.- Mientras gobiernos estatales, municipales, clubes deportivos y bares se han sumado a la iniciativa de proyectar el capítulo 130 de Dragon Ball Super, la casa realizadora y distribuidora de la serie, Toei Animation, rechazó que haya otorgado permisos de ningún tipo para la retransmisión.

 

A través de sus cuentas de Twitter y Facebook, la compañía que posee los derechos del anime informó que jamás ha autorizado ningún tipo de proyección pública de los capítulos finales de la serie.

 

“Toei Animation no autorizó estas exhibiciones públicas, no apoyamos ni patrocinamos ninguno de estos eventos. Ni Toei Animation ni nuestros títulos endosan o patrocinan a ninguna institución ni partido exhibiendo el episodio no autorizado”, dice el comunicado.

 

Incluso existe la posibilidad de que la casa animadora demande a quienes utilicen de manera ilegal el material, lo que podría conllevar a elevadas multas y hasta una pena de dos años de prisión.

 

Por su parte, la plataforma de transmisión en streaming Crunchyroll, que facilita la retransmisión de los episodios, señaló que quienes deseen utilizar el material deberán contar con los permisos correspondientes.

 

 

COMENTA LA NOTA