El precandidato a la presidencia, firmó un acuerdo en el que se establece la  “recontratación inmediata de los maestros y maestras cesados por no aceptar una evaluación punitiva”.

 

Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador, precandidato de la coalición Juntos haremos historia, prometió dar “marcha atrás” a la Reforma Educativa a través de un proyecto de reforma a la Ley del Servicio Profesional docente, que “elimine la evaluación punitiva”.

 

En tanto, un sector del magisterio aseguró una “total adhesión” al aspirante presidencial, según consta en el documento Acuerdo para la transformación de la educación en México, celebrado este sábado 10 de febrero.

 

El documento de seis páginas es el primer acuerdo formal entre el precandidato y el exsecretario general del SNTE, Rafael Ochoa Guzmán, actual coordinador nacional de activismo en un grupo denominado Redes sociales progresistas magisteriales, rumbo a la campaña presidencial.

 

El equipo de campaña de Andrés Manuel López Obrador confirmó que dicho documento, del que Animal Político tiene copia, se incorporará al Proyecto alternativo de nación que será registrado ante el Instituto Nacional Electoral (INE).

 

El Acuerdo establece que “dar marcha atrás a la Reforma Educativa enviando al Congreso de la Unión, un nuevo proyecto de Ley del Servicio Profesional Docente, que tal como la Constitución establece, respete y garantice los derechos laborales y gremiales, las plazas de base del magisterio, dé certidumbre en el empleo y reconozca la carrera sindical como atributo de la gestión y desarrollo del sistema educativo”.

 

Esto significaría eliminar los aspectos centrales de la Reforma Educativa de 2012, que estableció que los maestros están obligados a presentar evaluaciones periódicas y, de no aprobarlas, que puedan ser sustituidos de su plaza magisterial. También, en caso de tres faltas continuas a su centro de trabajo, pueden ser despedidos.

 

Por ello, la propuesta de reformar la actual Ley del Servicio Profesional Docente incluiría “eliminar la evaluación punitiva” y la “recontratación inmediata de los maestros y maestras cesados por no aceptar una evaluación punitiva”.

 

En el Acuerdo aparecen como firmantes López Obrador y Ochoa Guzmán, quien ya no forma parte de la dirigencia formal del SNTE, pero continúa en el sindicato y mantiene influencia entre las bases, toda vez que ocupó la secretaría general durante 11 años, mientras Elba Esther Gordillo era la presidenta de la organización.

 

Rafael Ochoa, además, es parte del primer círculo de Elba Esther Gordillo, que junto con su yerno, Fernando González, y su nieto, René Fujiwara, están operando a nivel nacional a través de las Redes sociales progresistas magisteriales, para lograr que los maestros se sumen al tabasqueño.

 

Como parte de ello, el próximo sábado 17 de febrero, las redes mencionadas prevén anunciar en el Estado de México el apoyo hacia López Obrador, como defensores del voto. Es decir, que los adherentes a la organización, sobre todo maestros, estén presentes en las casillas electorales el día de la elección.

 

AMLO en Zacatecas

 

Respeto al sindicato

La Educativa fue la primera reforma estructural del gobierno de Enrique Peña Nieto y fue aprobada como parte del Pacto por México, una iniciativa en la que las principales fuerzas políticas (PRI, PAN y PRD) se unieron para concretar las modificaciones legales en materia educativa, energética y laboral, entre otras.

 

La Reforma Educativa incluyó modificaciones a las condiciones de trabajo de los maestros en la Ley General del Servicio Profesional Docente.

 

Este sábado 10 de febrero, en un mitin en Zacatecas, López Obrador compartió templete con Rafael Ochoa, además de Fernando González y René Fujiwara, yerno y nieto de Gordillo, respectivamente, según reportó el diario Reforma.

 

En el mitin, López Obrador aseguró que “no se puede llevar a cabo una reforma educativa sin los maestros”, por ello propuso llegar a un acuerdo y que se elabore “de manera conjunta un plan educativo para mejorar la calidad de la enseñanza sin afectar los derechos laborales del magisterio”.

 

También llamó a la unidad magisterial y por eso, dijo, buscará hablar con los dirigentes de la CNTE y el SNTE. Prometió que “el gobierno democrático no va a intervenir en los asuntos sindicales de los maestros”.

 

COMENTA LA NOTA