El Pentágono niega haber recibido alguna orden al respecto del presidente estadunidense

 

Estados Unidos.- El presidente Donald Trump amenazó con una intervención militar contra Venezuela en una respuesta que sorprendió a muchos en Washington, incluyendo, aparentemente, al Pentágono, el cual dijo no haber recibido ninguna orden al respecto.

 

Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar si es necesario, dijo a periodistas en su lujoso club de golf en Bedminister, Nueva Jersey.

 

Venezuela, indicó, es nuestro vecino y Estados Unidos está por todas partes. Tenemos tropas por todo el mundo, en lugares que están muy lejos. Venezuela no está muy lejos, y la gente está sufriendo y se están muriendo.

 

Acompañado por su secretario de Estado y ex ejecutivo en jefe de Exxon Mobil, Rex Tillerson, y su embajadora ante la Organización de Naciones Unidas, Nikki Haley, el comandante en jefe comentó: Tenemos muchas opciones para Venezuela y, por cierto, no voy a descartar una opción castrense. Interrrogado respecto de si fuerzas estadunidenses encabezarían una operación en Venezuela, respondió: No hablamos sobre esas cosas, pero una operación militar es, ciertamente, algo con lo que podríamos proceder.

 

El alto mando militar de Estados Unidos se limitó a declarar que el Pentágono no ha recibido órdenes, según su vocero, Eric Pahon, quien refirió toda pregunta sobre el asunto a la Casa Blanca, informó Reuters.

 

La escalada en la retórica viene después de que Washington impuso sanciones al presidente Nicolás Maduro y a 13 de sus aliados el mes pasado, en respuesta a la celebración de elecciones para la Asamblea Constituyente de ese país.

 

El gobierno de Trump ha estado consultando sobre Venezuela con otros gobiernos de la región. El martes pasado cancilleres de 17 países del hemisferio –incluyendo México, Argentina, Brasil, Colombia y Panamá– sostuvieron una reunión de emergencia en Lima, Perú, donde denunciaron lo que en palabras del canciller peruano, Ricardo Luna, en nombre de los asistentes, llamó una dictadura en Venezuela, haciendo eco de la postura de Trump.

 

De hecho, el vicepresidente Mike Pence tiene programada una gira para visitar cuatro de esos países –Colombia, Argentina, Chile y Panamá– la próxima semana, donde, se supone, el tema de Venezuela estará en la agenda.

 

A la vez, el nuevo jefe del gabinete, John Kelly, quien no estuvo hoy con Trump, ha sido clave en formular la respuesta de este gobierno a Venezuela, según varias fuentes. Vale recordar que el ex general fue el jefe del Comando Sur en Miami. De hecho, cuando fue nombrado jefe de gabinete, el senador Marco Rubio –quien ha sido uno de los políticos más influyentes sobre la política hacia Venezuela y Cuba del nuevo residente de la Casa Blanca– comentó que Trump contará ahora con alguien quien yo creo entiende Venezuela tan bien o mejor que cualquier otro en el gobierno.

 

El petróleo del país sudamericano

 

Hasta hoy algunos expertos creían que Kelly ha frenado la imposición de mayores sanciones a Venezuela, junto con la presión de empresarios estadunidenses con negocios en ese país y otros que temen que suspender la importación de petróleo venezolano llevará a un incremento del precio de la gasolina en Estados Unidos (se calcula que unas 500 empresas estadunidenses tienen intereses en el país, sobre todo en el sector petrolero). Hasta la fecha el gobierno de Trump no ha impuesto sanciones a la industria petrolera del país sudamericano, que entrega unos 740 mil barriles de petróleo a Estados Unidos cada día.

 

El jueves, cuatro senadores republicanos de estados con refinerías solicitaron a Trump no imponer sanciones a importaciones de crudo venezolano por su efecto negativo sobre la industria aquí.

 

En mayo pasado, la embajadora de Estados Unidos ante la Organización de Naciones Unidas convocó a una reunión a puerta cerrada sobre Venezuela.

 

Sin embargo, con las declaraciones aparentemente inesperadas de Trump en torno a Venezuela de este viernes, algunos analistas estadunidenses piensan que el mandatario acaba de entorpecer el surgimiento de una posible nueva alianza interamericana con Washington sobre Venezuela. Christopher Sabatini, especialista en relaciones interamericanas en la Universidad de Columbia, declaró al Miami Herald que diplomáticos estadunidenses, después de semanas de construir cuidadosamente el terreno para una repuesta internacional colectiva (a Venezuela), de repente encuentran sus esfuerzos minados por una aseveración exagerada y anacrónica. Nos hace ver imperialistas y de viejos tiempos. Esto no es como Estados Unidos se ha comportado en décadas.

COMENTA LA NOTA