Tras estudiar enfermería a los 36 años de edad, la culiacanense confirmó que lo importante al ejercer una profesión son la pasión y el compromiso

 

Culiacán, Sin.- Por venir de una familia de escasos recursos no pudo concluir con sus estudios en tiempo y forma. Martha Alicia Quevedo Gutiérrez era la hija mayor de tres hermanos, por lo que tuvo que cuidar a su mamá con problemas de epilepsia, siendo esto lo que la llevó a desear estudiar enfermería, impulso que la motivó a no rendirse.

 

Originaria de Culiacán, a sus 47 años Martha Alicia cumplió su sueño y ejerce la labor de enfermera general con especialidad en Neonatología en el Hospital de la Mujer.

 

“Siempre quise estudiar enfermería pero por los bajos recursos de mi hogar no se pudo, al pasar de los años me casé y tuve a mis hijas, pero no dejaba de tener la esperanza de estudiar, por lo que ya con mis hijas nacidas mi esposo me apoyó para que pudiera empezar a estudiar la carrera”, expresó.

 

Afirmó que el haber iniciado sus estudios cuando tenía más de 30 años no ha sido un obstáculo para poder ejercer su profesión, y aunque puede ser difícil conseguir empleo, en su caso gracias al apoyo de personas que la conocieron mientras estudiaba le ayudaron recomendándola para poder comenzar a trabajar en el Hospital de la Mujer.

 

“Hay personas que piensan que ya se les pasó el tiempo de estudiar y que tienen realizada su vida porque se casaron y tienen hijos, pero nunca es tarde para hacer las cosas que quieres, yo empecé la carrera a los 36 años de edad y todo el mundo me decía que no me iba a servir de nada estudiar a mi edad, que si lo que quería era solamente obtener mi título, pero yo quería desempeñar lo  que había aprendido y lo logré, me propuse sacar provecho a mis estudios y me siento muy satisfecha de ejercer como enfermera”, expresó.

 

Así, destacó que el momento que se escoja siempre será bueno, y el hacer algo con energía y pasión permitirá sacar adelante el trabajo como sea, ya que no sólo se trata de la edad, sino de los conocimientos y capacidades, así como la forma en que se trabaja, la calidad y las ganas con las que se desempeña la labor elegida.

 

Destacó que su mayor satisfacción es ayudar a las personas a salir adelante de alguna enfermedad, y en el caso específico del área donde se desarrolla apoyar a los bebés y brindarles buenos cuidados.

 

Asimismo, indicó que pese a que ya ejerce como enfermera general y ha tomado varios cursos relacionados con neonatología, tiene la meta de seguir adelante, estudiar una licenciatura y desarrollar en mayor medida su especialidad.

 

Finalmente, Martha Alicia destacó la importancia de definir qué es lo que se quiere hacer e imaginar una proyección a futuro, exhortando tanto a jóvenes como a adultos a estudiar algo que realmente les apasione para que al momento de ejercer sea un trabajo que se realice con gusto, con pasión y con amor.

COMENTA LA NOTA