Se entregará una obra moderna, cubriendo así una vieja demanda de los sinaloenses en materia de lectura, aseguró María Luisa Miranda, directora del ISIC

 

Culiacán, Sin.- La ciudad de Culiacán contará con una Biblioteca Gilberto Owen modernizada, afirmó María Luisa Miranda Monrreal, directora general de ISIC, durante un recorrido de supervisión para constatar los avances de la edificación en la cual se invierten alrededor de 85 millones de pesos, en su infraestructura física y 3 millones de pesos en equipamiento.

 

La emblemática obra cultural de Sinaloa se encuentra en un 95 por ciento de avance en su construcción, y se espera quede concluida en algunos días, ya que sólo faltan acabados finales e instalar el equipo que ya llegó a las instalaciones.

 

Miranda Monrreal manifestó que el diseño modernista de esta biblioteca, la dotará de un espacio formidable para darle atención a la niñez y juventud sinaloense a través de la lectura. Asimismo, funcionará como el sitio ideal para la realización de tareas escolares y de investigación, una vieja demanda de los sinaloenses, desde que salió de su recinto original que se transformó en una galería de arte en el Centro Cultural Genaro Estrada.

 

Este gobierno dejará un legado histórico en materia cultural, afirmó el reconocido escritor y director de Literatura del Instituto Sinaloense de Cultura, Élmer Mendoza Valenzuela, y como prueba de ello está: la Biblioteca Gilberto Owen, el Museo Trapiche y el Teatro de la Ciudad en Los Mochis, el Centro Cultural Guasave, Centro Regional de las Artes en Mazatlán, el Parque Temático Culiacán, 12 bibliotecas municipales así como los centros culturales comunitarios en los distintos municipios, siete nuevas orquestas sinfónicas y coros infantiles y juveniles (dos en Culiacán, una en Los Mochis, Guasave, Salvador Alvarado, Rosario y Juan José Ríos), entre otras acciones.

 

Detalló que esta biblioteca será única en el país, la cual contará con un acervo de alrededor de 250 mil unidades de información, incluyendo libros electrónicos, libros físicos, periódicos, revistas, libros para niños y adultos, todos estos servicios con capacidad para albergar de manera simultánea a más de 2 mil lectores en sus cuatro niveles.

 

Además contará con 200 computadoras (50 unidades por piso), y estará hermanada con la Biblioteca Central de Seattle y de Salt Lake City, ambas en Estados Unidos, entre las que se compartirán información y el acervo cultural.

 

Esta obra cuenta con una planta baja y tres niveles; la planta baja consta de mil 406 metros cuadrados, un quiosco de información, área de exposición, cafetería, 84 cajones de estacionamiento, un cuarto de intendencia, cuarto de procesos técnicos, dos áreas de sanitarios públicos para hombres y para mujeres, cuarto de activos valiosos, área de control y vigilancia, reparación de libros, una sala infantil, área para silentes, otra de braille y maqueta de la ciudad. El primer nivel consta de mil 420 metros cuadrados para área de acervo de 110 mil libros, área de información y control, servicios sanitarios, un espacio de cabina y un auditorio con capacidad para 180 personas.

 

El segundo nivel consta de mil 449 metros cuadrados, para un acervo, área para módulos digitales, una sala para adolescentes, área de sistemas, baños públicos, recepción, la oficina de dirección, una sala de consejo, área de archivo, oficina para staff con cubículos y para staff de administración.

 

El tercer nivel, consta de mil 435 metros cuadrados para vestíbulo, un área grande de acervo, servicios sanitarios, dos áreas de sala de lectura chicas y una sala de lectura grande, área de libros históricos y una sala de proyección multimedia.

 

Y en el mismo nivel, se contará con una sala de capacitación tecnológica, baños, sala para talleres, un acervo bibliográfico, y patio de máquinas.

 

Durante la supervisión de la obra estuvieron presentes también, además de Élmer Mendoza, director del área de Literatura; Jorge Mario Escalante Anaya, director de Programación Artística; Carlos Peregrina, titular de bibliotecas; Raúl Quiroz, jefe del departamento de Literatura; Jesús Ramón Ibarra, jefe del departamento Editorial; Leonor Quijada Franco, directora general de SAS; y Patricia Tirado Rojas, directora de Promoción y Difusión de ISIC.

COMENTA LA NOTA