“La intuición de una mujer es más precisa que la certeza de un hombre”.

Rudyard Kipling, novelista británico

 

 

En lo que fue llamado como un día histórico para las mujeres priistas, Carolina Monroy del Mazo celebró que durante la 35 reunión extraordinaria del Consejo Político Nacional del PRI se acordara que la postulación de candidaturas por diputaciones, presidencias municipales y regidurías en las 12 entidades federativas que tendrán elecciones locales en 2016 (Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas) deberá observarse estrictamente la paridad de género. Y si bien en Sinaloa la nueva Ley de Instituciones y Procedimientos Electorales (publicada el 15 de julio de este año) señala en su artículo 33 fracción VI que es obligación a cargo de los partidos políticos el “Garantizar la participación de sus miembros bajo el principio de igualdad para lograr la equidad de género en los cargos directivos partidarios y en los cargos de elección popular”, la propuesta impulsada por Enrique Peña Nieto impactará no sólo en las sucesivas elecciones locales y federales a nivel nacional, sino entre el resto de los partidos que integran el sistema político mexicano dada la preeminencia del Revolucionario Institucional. Pero ¿Qué otras repercusiones podrían estas reformas desencadenar? Además claro de las simpatías femeninas con las cuales apuntalará el Presidente de la República su mandato.

 

De acuerdo a lo señalado por Abhijit V. Banerjee y Esther Duflo en su obra Poor Economics. A radical rethinking of the way to fight global poverty, luego del establecimiento de cuotas de género en los gobiernos locales de la India una investigación concluyó que las mujeres se encontraban eligiendo inversiones públicas diferentes a las preferidas por los hombres. Siendo lo que más llamó la atención del estudio realizado en el año 2000 el hecho de que estas nuevas líderes estaban vinculadas a políticos varones, el que carecían de experiencia previa en la administración pública, que habían tenido un menor acceso a la educación formal y presentaban un comportamiento más pasivo en las asambleas locales, pero que a pesar de ello se encontraban marcando la diferencia al privilegiar el acceso a agua potable sobre la construcción de carreteras -la inversión favorita de sus contrapartes- demostrando además ser mucho menos propensas a la corrupción.

 

Regresando a nuestra interrogante inicial ¿Qué cambios veremos en las próximas legislaturas y cabildos municipales con una mayor participación femenina en los mismos? ¿Continuará privilegiándose la construcción de las muy masculinas obras faraónicas sobre la inversión de tipo social? Y tal vez más importante ¿Qué impacto tendrá el empoderamiento político de las mujeres en la percepción ciudadana sobre la función pública? Carlos Goñi Zubieta (1999) es muy claro cuando señala que lo femenino no es una abstracción ya que si así lo fuere sería muy poco femenino, al ser un rasgo bastante distintivo de las mujeres su capacidad de concreción y el privilegiar a las personas por encima de las ideas y a lo práctico sobre las teorías. ¿Implicará lo anterior una futura re-problematización de lo público? No lo sabemos. Lo que sí es cierto es que queremos verlas llegar, y si luego nos dan chamba, pues qué mejor.

 

La del estribo

Al presentar la regidora de Acción Nacional por Culiacán Jennifer “La negrita” Cruz Castro su 2° informe de labores donde destacó el haber concretado sólo durante este año 1,177 acciones a favor de la ciudadanía, subrayó que a diferencia de “otros regidores” ella no ha mezclado su responsabilidad en conflictos estériles contra el alcalde Sergio Torres Félix, esgrimiendo siempre ante el disenso la propuesta, ante la inconformidad la crítica constructiva y ante las diferentes visiones de los problemas del municipio el privilegio del interés superior de los culiacanenses. Cruz Castro representa una propuesta política moderna a la que deberá de prestarse atención en la elección de 2016 y que es además ¿por qué no decirlo? la regidora más bella del Cabildo de Culiacán, por supuesto después de mi madre la también regidora Leticia Serrano Sainz. ¿O no? Dejamos una fotografía para que sea usted quien juzgue. 

 

 

Twitter:  @jramonguzman

COMENTA LA NOTA