“Quien tiene la información tiene el poder”

Anónimo

 

 

De acuerdo a lo ordenado por el artículo 9° de la Ley de Acceso a la Información Pública para el Estado de Sinaloa, todo organismo público, ya sea integrante del Poder Ejecutivo, Legislativo, Judicial, o bien de alguno de los 18 Ayuntamientos, se encuentra obligado a difundir “de oficio”, esto es, sin que medie ninguna solicitud de información al respecto, un amplio catálogo de información que incluye: su directorio, estructura y remuneración; expedientes, auditorias e información contable; informes y estadísticas de resultados; contratos y convenios celebrados para el desarrollo de sus atribuciones; planes, objetivos y metas proyectadas; padrones de beneficiarios de sus programas; actas de sesiones así como toda normatividad que rige su funcionamiento. Tal información, de acuerdo al dispositivo señalado, deberá encontrarse “…disponible de tal forma que facilite su uso y comprensión por las personas, y que permita asegurar su calidad, veracidad, oportunidad y confiabilidad”.

 

Ahora bien, es necesario aclarar, tal información mínima de oficio, constituye apenas el primer valladar que la ciudadanía debe superar para acceder al universo de información pública en poder del Estado, y la cual sólo puede ser reservada por razones de interés público y seguridad nacional, según lo ordena el artículo 6° de la Constitución Federal. Así, la reciente designación de Ana Martha Ibarra López Portillo y Tomas Medina Rodríguez, por cierto, bajo acusaciones de representar cuotas de los partidos políticos con mayor representación en el congreso estatal (el Revolucionario Institucional y Acción Nacional), se inscribe no en un espíritu de garantizar el cumplimiento del principio de máxima publicidad, sino en el de apenas continuar con la tímida implementación de una ley que en abril de este año, cumplió 13 años de su publicación.

 

Una simple inspección a los portales del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial, ya no mencionar Ayuntamientos y organismos descentralizados es prueba concluyente de lo señalado con anterioridad. Revelándose, con toda claridad, tanto la resistencia de nuestra clase política a abrir el cofre de información en poder del Estado, como el reconocimiento de fuertes intereses políticos y económicos detrás de tal cerrazón. Así, no puede más que esperarse amable lector, lectora, que en la era de la información y las comunicaciones, la Comisión Estatal para el Acceso a la Información Pública, continúe garantizando la administración de la opacidad.

 

Mala leche

El anuncio por parte del senador Aarón Irízar López de su interés “serio y responsable” de contender por la candidatura del PRI al gobierno de Sinaloa, no es sino su último intento en colarse en una contienda en la cual se especula ya ha sido marginado en los hechos. Y es que si bien el legislador federal presenta flancos negativos como sus antecedentes de traición al Revolucionario Institucional entre otras acusaciones, ello no ha sido utilizado por sus contendientes, al no representar una amenaza dado sus bajos niveles de aceptación entre el electorado y ser a la fecha, el más aislado de los precandidatos al interior del PRI.

 

La del estribo

Extendemos nuestra felicitación a la maestra Elizabeth Ávila Carrancio, Directora General del Instituto Sinaloense de las Mujeres, por el galardón recibido en el 30 Aniversario del Festival de las Artes donde un total de 18 personajes de los ámbitos cultural, político, económico, académico y artístico de la localidad, recibieron tal distinción por su contribución al desarrollo regional. Luchadora de mil batallas contra la violencia de género y a favor del empoderamiento de las mujeres, la bella directora de ISMUJERES se enfila a redondear su administración no sólo con éxito sino con el reconocimiento por su destacada contribución. ¡Enhorabuena!

 

Twitter:  @jramonguzman

 

COMENTA LA NOTA