“Engañar tiene su ciencia”

Aterciopelados, Bolero falaz

 

 

De acuerdo a la teoría de la “paradoja racista”, propuesta por el periodista y sociólogo canadiense Malcolm Gladwell, el hecho de que haya sido elegido por primera vez en la historia de los Estados Unidos de América un afroamericano como su presidente, pudiera ser precisamente una de las causas de la grave crisis de violencia xenofóbica que padece ese país. Según lo plantea Gladwell, así como una intensa sesión en el gimnasio puede llevar a la creencia de que se encuentra justificado el excederse con los alimentos, de esa misma manera podría estarse operando un auto-engaño, confundiendo el hecho de que una persona de color se siente en la oficina oval de la casa blanca y otro muy distinto, que la discriminación racial sea cosa del pasado.

 

Curiosamente esta misma teoría podría explicar el hecho de que en Sinaloa, a pesar de haberse logrado la paridad electoral, gracias a la lucha que abanderaron Elizabeth Ávila Carrancio, Magaly Reyes Chávez, Gabriela Inzunza Castro, Yudit del Rincón Castro, Claudia Morales Acosta y la senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo, la violencia política contra las mujeres es una realidad latente.

 

Y si bien 18 de los 40 integrantes del Congreso del Estado son mujeres, tanto en la administración pública estatal como en los municipios la cacareada paridad es una completa fantasía. Sí, es cierto que por primera vez contamos con cinco presidentas municipales: Nubia Ramos Carbajal en El Fuerte, María Beatriz León Rubio en Sinaloa municipio, Diana Armenta Armenta en Guasave, María Lorena Pérez Olivas en Badiraguato, y Carla Corrales Corrales en Cosalá, sin embargo la paridad de género ni se ve ni se siente en los Ayuntamientos del estado. Jesús Valdés Palazuelos de un gabinete integrado por 24 personas, nombró apenas a 3 mujeres, entre las que se encuentra la designación de la directora de Instituto Municipal de las Mujeres. En Mazatlán, Fernando Pucheta de 24 dependencias a su cargo, apenas seis se encuentran encabezadas por una mujer. Y en Ahome, aunque no pudimos verificar la información por encontrarse el portal web del Ayuntamiento “en mantenimiento”, la situación se encontraría apenas un poco menos peor con ocho dependencias municipales encabezadas por una mujer.

 

En cuanto a la administración de Quirino Ordaz Coppel, de las 15 secretarías solamente en tres (Desarrollo Social, con Rosa Elena Millán Bueno; Desarrollo Sustentable, con Martha Cecilia López Montijo; y Transparencia y Rendición de Cuentas, con María Guadalupe Yan Rubio) fueron elegidas mujeres. Y aunque tal situación sea mejor que la presentada en la administración de Mario López Valdez, quien a lo largo del sexenio mantuvo una preferencia por los varones, como miembros de su plana mayor de funcionarios, no les alcanza para venderles a las sinaloenses el falso argumento de la equidad de género en la administración pública ante tan evidente desprecio. Y como dijo sabiamente el divo de Juárez: si las buscan, es porque les conviene.

 

La del estribo

El que la Alerta de Género no sea considerado algo negativo para Sinaloa, sino un proceso institucional diseñado para apoyar a los estados que presentan graves índices de violencia contra las mujeres, es el llamado realizado por la senadora Diva Hadamira Gastélum Bajo, quien manifestó que de emitirse tal declaratoria, en realidad se enviaría una señal positiva de que se encuentran trabajando para enfrentar las condiciones sociales e institucionales que permitieron el asesinato de 513 niñas y mujeres en los últimos 11 años según los datos reportados por autoridades estatales.

 

 

 

Twitter:  @jramonguzman

COMENTA LA NOTA