“Si una sociedad libre no puede ayudar a sus muchos pobres,

tampoco podrá salvar a sus pocos ricos”.

John F. Kennedy, político estadunidense

 

 

Llama la atención que los dos medios impresos de mayor circulación en la entidad no se hayan atrevido a entregar completo y sin censura, el mensaje enviado por el papa Francisco en su homilía matutina en la capilla de Santa Marta en el Estado Vaticano. Si bien se limitaron a repetir, que de acuerdo al líder de la Iglesia Católica es pecado “gravísimo” el pagar mal a los empleados, el mensaje es de mayor calado a lo expresado por tales medios. Y es que a decir del sumo pontífice es preferible un pecador a un corrupto, la diferencia, abunda Bergoglio, “es que quien peca y se arrepiente, pide perdón, se siente débil, se siente hijo de Dios”, mientras que el otro, el corrupto, el hipócrita “lleva una vida doble, mete la mano en el bolsillo y da a la Iglesia, pero con la otra mano, roba, al Estado, a los pobres”. Nos preguntamos, acaso temerán los medios impresos que al reproducir tal mensaje, puedan desaparecer planas completas de publicidad privada. Por lo menos es el mensaje que en forma inadvertida parecen enviar. Pero no nos extraviemos de nuestro camino, para tratar de entender a qué se refirió el papa Francisco con la dura expresión “robo”, utilizaremos las ideas que Thomas Piketty vierte en su obra “El capital en el siglo XXI”, respecto de la desigualdad.

 

De acuerdo a Piketty, en todas las sociedades la desigualdad en los ingresos proviene del resultado de dos componentes: la desigualdad proveniente de los ingresos derivados de la propiedad de capital (inmuebles, bonos, acciones, maquinaria, patentes, marcas, etc.) y la desigualdad en los ingresos por salarios. Nos ocuparemos hoy principalmente del segundo de los componentes señalados. De acuerdo con el autor francés, más que una lucha entre clases sociales como Marx proponía, se trata de una lucha entre “deciles”, esto es, entre los segmentos que componen a la distribución del ingreso en las naciones, pero sobre todo, al interior ese diez por ciento superior. Ahí, de acuerdo a Pikketty se encuentra lo que llama la “clase dominante”, el 1 por ciento que no sólo ejerce una fuerte influencia política y social, sino que goza de ingresos muy superiores, incluso respecto del decil de ingreso a que pertenece. Entre las causas de lo anterior de acuerdo a Piketty se encuentra la utilización de un falso argumento meritocrático que esconde dinámicas de poder y dominación entre esta “super-élite” y el resto de la población.

 

Así, sin una razón de orden económico, por ejemplo niveles de productividad entre los diversos grupos de ingreso, este segmento de altos salarios se encuentra acumulando riquezas en una dinámica que de continuar su curso, podría convertirse en una amenaza para las instituciones democráticas. Por otra parte, en lo que respecta a los egresos e ingresos percibidos por todos los Estados en su conjunto, Piketty señala que su balance es impensadamente negativo, evidenciando o bien una fuga inmensa de riqueza mundial a los paraísos fiscales vía la defraudación fiscal a los Estados, o que los terrícolas estamos siendo esquilmados por alguna cultura extraterrestre. Por lo pronto resulta positivo que el nuevo papa no se haya sumado al actual juego perverso entre la clase política y empresarial, donde los primeros hacen como que cobran los impuestos, mientras los segundos hacen como que estos se utilizan en forma efectiva y transparente.

 

Mala leche

A pesar de lo infructuoso, vano, estéril, improductivo e inútil de sus esfuerzos, Heriberto Galindo Quiñones continúa en sus afanes oníricos a lo largo del estado; entrevistas “espontáneas”, inserciones pagadas, publicidad en medios electrónicos, unas enciclopedias entregadas allá, otras tantas acullá, patrocinios a libros que nadie leerá, desoladas reuniones políticas, son parte de una estrategia que parece diseñada para llevar a ningún lado al diputado federal. Salvo el enrarecimiento del clima político, provocado por su desbarrancada campaña por la gubernatura, no parece existir alguna otra reacción a tales esfuerzos. Qué no habrá quién le diga a Galindo, que si, como él tanto asegura, de no haber acontecido el asesinato de Colosio hubiera  tenido en la bolsa el Gobierno de Sinaloa, hoy sus posibilidades son inexistentes. Le dejamos un popular “meme” como muestra de los “niveles energéticos” que el legislador federal despierta en los sinaloenses.

 

La del estribo

Anuncia el Ayuntamiento de Culiacán, la doceava edición del programa “Cabildo Abierto” exhortando a ciudadanos y ciudadanas a presentar sus quejas, demandas y solicitudes de orden colectivo. De acuerdo a la información expuesta por Carlos Sánchez Osuna, “City manager” municipal, los resultados de este programa hablan por sí mismos. Entre las ventajas señaladas del Cabildo Abierto, política impulsada por el alcalde Sergio Torres Félix, se encuentran la transformación de las demandas ciudadanas en realidades presupuestales, así como la oportunidad única de establecer un diálogo directo entre el gobierno municipal y la ciudadanía culiacanense.

 

 

Twitter:  @jramonguzman

COMENTA LA NOTA