“Las cosas no se dicen, se hacen, porque al hacerlas se dicen solas”

Woody Allen, director estadunidense

 

 

Aunque es temprano saber qué clase de gobernador será Quirino Ordaz Coppel, tempranos signos podrían indicar que la suya se tratará de una administración que privilegiará el trabajo, la transparencia y los resultados. Uno de ellos sería el llamado de atención a la alcaldesa electa de Badiraguato, Lorena Pérez Olivas, quien argumentando que “desconocía” la petición del gobernador electo, relativa a que los diputados con licencia que hubiesen ganado una alcaldía no se reintegraran a la legislatura para abocarse, desde ya, a trabajar en sus planes y programas de desarrollo, regresó por unas horas al Congreso del Estado para terminar solicitando una nueva licencia, ahora sí definitiva, por los escasos tres meses que le restaban como diputada. Y es que si todos los municipios del estado arrastran problemas en materia de servicios públicos (alumbrado, recolección y tratamiento de residuos, calles, parques y jardines, educación, seguridad pública, etc.) Badiraguato además de ser campeón en materia de marginación, al ser considerado en 2010 como el municipio con el menor índice de desarrollo humano de Sinaloa, hoy enfrenta un grave problema por el desplazamiento de cientos de sus habitantes por los altos índices de narcoviolencia que privan en su territorio.

 

Otro de los signos adelantados por Quirino Ordaz lo constituye su compromiso a obligar a sus futuros colaboradores a cumplir con la propuesta ciudadana 3 de 3, la cual consiste en la publicación de: 1) declaración patrimonial, esto es, el estado y evolución de su patrimonio desde el inicio hasta el fin de su encargo, 2) declaración de intereses, relativa a la manifestación de cualquier actividad o relación que pudiese interferir con el desempeño adecuado de sus funciones, y 3) declaración fiscal, con el fin de comprobar que como contribuyente, el funcionario ha cumplido con sus obligaciones fiscales (fuente: www.tresdetres.mx). Es de destacarse que dicha obligación no es de carácter legal al haber sido rechazada por el Senado de la República, encontrándose entre los senadores que bloquearon la propuesta dos excandidatos del PRI a la gubernatura, Aarón Irízar López y Daniel Amador Gaxiola, así como el “independiente” Manuel Cárdenas Fonseca, quien demostró ser una verdadera piedra en el zapato, pero en contra de la transparencia y la rendición de cuentas en nuestro país.

 

Por último, otro de los signos de buen agüero de la próxima administración, es la promesa de conformar un equipo de trabajo con personas que cumplan, para empezar, con dos atributos: una hoja de vida limpia y probada capacidad para desempeñar el cargo. Negando Ordaz Coppel que para la designación de sus funcionarios de nivel superior y mandos medios, vaya a considerar recomendaciones, grillas o presiones de grupos de poder. Señalando además que nombres de mujeres y jóvenes (grandes ausentes en la administración de Mario López Valdez) suenan en su cabeza para integrar al próximo gabinete estatal. Lo bueno de lo anterior radica no en lo positivo de las propuestas, sino en que como lo señala el filósofo polaco Leszek Kolakowsky, si la verdad de la semilla es el árbol que brota de su interior, la esencia de Quirino Ordaz Coppel podrá verse a partir del gabinete que conforme en sus primeros meses de administración.

 

Mala leche

Mientras el nuevo ombudsman de Sinaloa, José Carlos Álvarez Ortega emite una recomendación general a las autoridades estatales y al Ayuntamiento de Badiraguato, con el fin de que “intervengan de manera inmediata a salvaguardar, promover y defender los derechos humanos de los habitantes”, ante los desplazamientos de cientos de familias por la nueva ola violencia que azota a dicho municipio, en su cómoda curul del Congreso del Estado la diputada suplente en funciones, Karen Alarcón, declara con total desconocimiento de la situación de su jurisdicción, que todo está “bien gracias a Dios tranquilo como debe de estar”. ¡Órale!

 

La del estribo

Con toda sinceridad lo digo, los únicos inconvenientes que he encontrado al circular por la avenida Álvaro Obregón son las eventuales manifestaciones que un pequeño grupo de vecinos de la “Chapule” realizan en contra no del Par Vial, sino de que los urbanos asedien ahora sus exclusivas banquetas y no otras como antaño. Como todo proyecto el Par Vial debe tener algunos problemas en su implementación, pero ello no le da el derecho a una minoría de “afectados” a obstaculizar el libre tránsito al resto de los ciudadanos. Los pocos minutos que lleva el trayecto de norte a sur, desde Tierra Blanca a la Lomita y de sur a norte desde el estadio de Los Tomateros, son la prueba más contundente del éxito del proyecto.

 

Twitter:  @jramonguzman

COMENTA LA NOTA