“Una mentira nunca vive hasta hacerse vieja”

Sófocles, poeta griego

 

Aunque la agencia, dada su naturaleza pública, no podía ser privatizada, en realidad esto ya se había concretado. Y si bien es verdad que en el sector público son los usuarios, sin importar la naturaleza del servicio (educación, vivienda, agua potable, recolección de basura, seguridad pública, salud, etc.) los únicos que podrían considerarse como “propietarios”, otra clase de sujetos, los ejecutivos, eran quienes habían tomado el control sobre la institución y se habían apropiado de la mayor parte de sus recursos. Y sin necesidad de la realización de una compra-venta específica en el mercado, quienes debieron ser amos pasaron a ser los sirvientes. Para James Burnham ello es obvio, ya que la propiedad significa control, por lo que si no hay control no existe la propiedad. Así, los ejecutivos de la agencia no sólo se adueñaron de su presupuesto y de sus beneficios, sino que toda la organización se orientó ya no a la satisfacción de los usuarios, sino a lograr la perpetuación del control de la institución por sus administradores.

 

Todo esto era posible, por supuesto, ya que los usuarios no habían logrado identificar, a pesar de la grave disminución de la calidad de los servicios recibidos, que habían sido desplazados por una baraja de funcionarios quienes ahora eran los verdaderos dueños de la agencia. Ello no quiere decir que sólo los más altos ejecutivos recibieran todos los beneficios, claro que no, pero sí que dentro de la lógica poder-riqueza, los más poderosos eran también los más prósperos. Y si bien los administradores en algún tiempo atrás pensaron en las mejores formas de organizar la producción para ofrecer un mejor servicio, ahora las nuevas relaciones implicaban que su trabajo diario era simplemente obtener más y más poder, mientras los operadores de bajo nivel y los usuarios recibían una porción cada vez menor de los beneficios. Al exterior de la agencia este cambio fue advertido con claridad, pero fue considerado necesario esperar a la maduración del proceso.

 

El que los usuarios descubran lo que sucede al interior de la agencia no tiene fecha cierta y ello depende más bien del azar, ya que en realidad todo ello sucede frente a sus propios ojos. Lo que sí es cierto es que el despertar será violento. No podría ser de otra manera, no hay peores engaños que los que nos hacemos a nosotros mismos. Cuando ese monstruo despierte el resultado dependerá de nuevo de los usuarios. De si desean poner la institución otra vez al servicio de los intereses personales de un pequeño grupo, o si la agencia funcionará en un futuro próximo solamente para los altos fines para los que fue creada. La respuesta está en usted, usuario, usuaria.

 

Mala leche

Crudo como suena, el objetivo es Sergio Torres Félix. El artero asesinato de su exsecretario de Seguridad Pública municipal, Héctor Raúl Benítez (QEPD) apenas a días de ser destituido de su cargo en el marco de la ola de violencia que vive Sinaloa en plena época electoral, se suma a una campaña orientada a aislarlo en las filas del Revolucionario Institucional. Primero fue el video donde se compromete al alcalde de Culiacán por su supuesto apoyo al candidato de su partido a la gubernatura, y del segundo se desprenden presuntas críticas realizadas en contra de Quirino Ordaz Coppel, pero sobre todo a “ciertos grupos” a los cuales se acusa de lealtad fingida. ¿Serán Fulano y Zutano los responsables de lo anterior? Al tiempo.

 

La del estribo

Las patrullas lloraban a su paso por el norte de Ciudad Universitaria, decenas de familiares, compañeros y amigos de uno de los policías caídos en La Campiña lo llevaban a enterrar en el panteón de La Limita. En una de las aceras una joven de luto lloraba. Era mi tío, decía. Cuando las personas trataron de consolarla, rogando que los culpables fueran detenidos, su boca se convirtió en una sonrisa desfigurada y su rostro en total incredulidad, ¿ustedes creen? preguntó. Eso fue el jueves, el sábado asesinaron a quien fuera su jefe. Yo no.

 

Twitter:  @jramonguzman

COMENTA LA NOTA